Nigeria se acerca al BM para solicitar ayuda ante caĆ­da del crudo

 Feb 04 (El Mundo)  El Gobierno de Nigeria se encuentra en conversaciones con el Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo para solicitar un préstamo con el fin de estabilizar sus maltrechas cuentas públicas como consecuencia de la abrupta caída del precio del petróleo.

 

"Estamos en un diálogo continuo con el Gobierno federal de Nigeria para la preparación de una Operación de Desarrollo de Políticas. Nuestro apoyo será para un programa de reformas", indicó David Theis, portavoz del Banco Mundial (BM) en un comunicado enviado hoy a Efe.

 

Theis evitó comentar sobre si el monto total sería de entorno a 3.500 millones de dólares, pero sí recalcó que los fondos "serían desembolsados bajo la condición de mantener un marco de políticas macroeconómicas adecuado".

 

En paralelo, el Banco Africano de Desarrollo indicó que el Gobierno nigeriano se había "puesto en contacto" con el organismo multilateral para un préstamo de 1.000 millones de dólares.

 

Estos créditos tendrían como objetivo ayudar a cubrir parte del elevado déficit de Nigeria, que se calcula sea de 11.000 millones de dólares en 2016.

 

Nigeria, la primera economía de África, obtiene cerca del 90% de sus divisas extranjeras y el 60% de sus ingresos de la venta del petróleo.

 

Por su parte, la ministra de Finanzas nigeriana, Kemi Adeosun, señaló que no se trataba de un crédito de emergencia, y afirmó que solo se habían iniciado "conversaciones exploratorias".

 

El precio del barril de petróleo ha caído un 70% en los últimos 18 meses, y a mediados de enero bajó de los 27 dólares, la primera vez en una década.

 

En enero, el BM anticipó que el petróleo profundizará su caída en 2016 hasta un precio medio de 37 dólares el barril, y aseguró que "toma un tiempo que los beneficios de estos menores precios de materias primas se transformen en mayor crecimiento económico entre los importadores, mientras que los exportadores están sintiendo el problema ahora mismo".

 

Entre los más afectados, la principal institución de desarrollo global citó a países como Ecuador, Rusia, Nigeria, Venezuela y Angola.