Se agotan opciones de financiamiento del Gobierno

 Caracas Mar 01 (El Mundo) Pocas herramientas quedan disponibles al Gobierno para conseguir nuevos recursos en divisas, sostienen economistas. La necesidad de financiamiento externo es una realidad, algunos recursos financieros están disponibles y otros se han agotado, pero se insiste en ellos tras la caída de los ingresos y los compromisos de pago de deuda.

 

El Gobierno ha ejecutado una serie de medidas para obtener recursos: la menor adjudicación de divisas al sector privado para sus importaciones, para viajes y para el cupo electrónico, la venta de oro monetario de las reservas internacionales, la venta de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI, la recompra de la deuda de Petrocaribe, el endeudamiento con China y la venta de paquetes accionarios en empresas mixtas petroleras.

 

Para la firma ODH Consultores al Ejecutivo le quedan pocas operaciones para conseguir dinero fresco. “Entre 2013 y 2015 el Gobierno fue haciendo uso de varias herramientas para financiar sus necesidades en divisas. Aunque en 2016 todavía quedan algunas herramientas de financiamiento, hay algunas que ya parecen haberse agotado”.

 

Resalta los acuerdos con China y Petrocaribe. “Las deudas de algunos países del Caribe no son lo suficientemente grandes como para que (con una alta tasa de descuento) valga la pena realizar la operación, por lo que no parecen ser una opción en 2016”.

 

Resalta ODH que es previsible que el Gobierno siga haciendo uso de estas herramientas de financiamiento, en la medida en que esto le permita postergar el mayor tiempo posible las medidas de ajuste macroeconómico.

 

El Gobierno se ha resistido a solicitar préstamos al FMI, alegando que los términos para llegar a este tipo de acuerdos con el organismo multilateral son agresivos e intervencionistas de las políticas económicas internas, pero insiste con China.

 

Los ministros de Energía y Petróleo y de Planificación se encuentran en la nación asiática para informar de la agenda económica. Las autoridades monetarias y financieras aspiran a un nuevo préstamo a través del Fondo Chino-Venezuela; sin embargo, desde el pasado año esta operación no se ha podido concretar.

 

Cerrar la brecha

 

Expertos destacan que, debido a la caída del petróleo y al alto riesgo país, al Banco Central de Venezuela se le han “agotado prácticamente” las reservas internacionales y se ha desvanecido el crédito financiero internacional.

 

En un documento entregado por el Foro de Economistas para la Reconstrucción Nacional integrado por profesores de las universidades Católica Andrés Bello, Monteávila y Los Andes, señalan que dada la necesidad de solventar la deuda con los proveedores foráneos y honrar los compromisos del servicio de la deuda externa, la estabilización del tipo de cambio tendrá que contar con un fuerte financiamiento externo.

 

Con precios del crudo de 30 dólares por barril se necesita este año al menos $30.000 millones. Es por ello que economistas como Humberto García Larralde, Sary Levy, Marcos Morales, Rodrigo Peraza, Héctor Valecillos y Leonardo Vera, recomiendan que Venezuela acuda a fuentes disponibles de crédito internacional para cerrar la brecha de su balanza comercial y refinanciar los pagos por deuda comercial y financiera.

 

Reducir más las importaciones es una opción poco viable. Los académicos señalan que en una economía como la venezolana, dependiente de las compras externas, se restringirá todavía más la oferta de bienes a la población y se agudizará la escasez.

 

Lo que sí es seguro para este año son las operaciones de swap de oro. El BCV dijo recientemente que continuarán con esta herramienta para incrementar las reservas. Mientras que está la expectativa de la posibilidad de refinanciar la deuda de Pdvsa con los tenedores de bonos.