Aseguran que pagos de bonos benefician al paĆ­s en el extranjero

 Caracas 16 May (El Universal)  La cancelación de los Bonos Pdvsa resulta beneficiosa en el ámbito internacional, afirmó el analista y profesor universitario en el área de finanzas, José Ignacio Guarino.

En su explicación, determinó que desde el extranjero se califica de “excelente”, pues “la cancelación de la deuda es vista como lo correcto, es decir, que están haciendo lo que prometieron”. De esta forma, Venezuela podría seguir optando por financiamiento foráneo, agregó.

 

“Aún tenemos capacidad para tener financiamientos y si las cosas se siguen complicando podemos recurrir a China, Rusia o incluso, se puede recurrir, en algún momento, a los organismos multilaterales que, hasta ahora, el gobierno nacional se ha negado a ir, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), principalmente”, manifestó Guarino.

 

Incluso, expuso que el riesgo país de Venezuela ha disminuido “durante la última semana de manera constante”.

 

Hasta el momento, Venezuela ha cancelado, según el analista, entre seis y siete mil millones de dólares, entre “Pdvsa y deuda soberana, entre vencimientos e intereses de todo lo que está corriendo”.

 

Igualmente, el profesor universitario precisó que la proyección del pago, para este año, está por el orden de los $11 mil millones. Explicó que este saldo está dispuesto dentro del “30 o 40%” del presupuesto nacional del Estado.

 

“Pdvsa y deuda soberana, entre vencimientos e intereses de todo lo que está corriendo”.

 

Igualmente, el profesor universitario precisó que la proyección del pago, para este año, está por el orden de los $11 mil millones. Explicó que este saldo está dispuesto dentro del “30 o 40%” del presupuesto nacional del Estado.

 

No obstante, Guarino aclaró, que a lo interno, los efectos no serán del todo positivos.

 

Indicó que “el impacto en la economía venezolana”, se interpreta con lo informado por el vicepresidente de Economía Productiva, Miguel Pérez Abad, con la reducción de importaciones, “de 37 mil millones de dólares a $20 mil millones”.

 

“Esto va a tener un impacto negativo, porque si van a haber menos importaciones, va a haber disponibles menos bienes y servicios”, expresó.

 

Además, señaló que limitar tales niveles, elevará los índices de escasez de manera “importante” en el país.

 

Resaltó que este tipo de medidas se coordinan si existiese un aparato productivo “fuerte”, pero “¿qué pasa?, Venezuela tiene un aparato productivo en fase de desmontaje”.

 

“Ya lo hemos hablado, somos una economía monoproductora, por ende, monoexportadora, nuestro recursos lo tienen en más de 90% la exportación de petróleo. Además, se está reduciendo esa producción petrolera venezolana, de hecho, el vicepresidente Pérez Abad reconoció que tenemos graves problemas de flujo de caja”, evidenció el académico.

 

En ese caso, recomendó incrementar la producción, para satisfacer la demanda de bienes y servicios a lo interno e incluso abastecer “sustentable, autoabastecer y poder, incluso, hasta exportar para generar divisas”, sin

 

embargo, argumentó que “si somos bien sinceros, Venezuela no está en esa posición” actualmente.

 

“Ese tema de la reducción y planificación de importaciones es complicado, y lo que va a hacer es seguir presionando la inflación”, cuestionó Guarino.

 

Del particular inflacionario, aseguró que va “mucho más allá” de “gobernar por decreto”. En su opinión, se evidencian “millones de variables” a evaluar y tratar de manejar.

 

“Si tenemos un bajo nivel de importaciones, no tenemos producción nacional”, dijo, de manera inmediata “se va a incrementar la demanda de bienes y servicios”. Por lo tanto, subrayó que si es posible cumplir con esta demanda, “va a haber escasez, y cuando hay escasez. hay inflación”.

 

“Entonces, el meollo del asunto es controlar la inflación”, detalló el analista.

 

Mercado de divisas

 

Por otro lado, Guarino abordó el nuevo sistema de divisas, al que catalogó de “correcto”.

 

“Creo que va por buen camino, ellos hablan de un precio a un punto de equilibrio que está cercano a los 600 bolívares por dólar”, explicó.

 

Sin embargo, para él, debió hacerse al revés, “es decir, no puedes comenzar a bajar un mercado llegándole, como se hizo en los mercados, o enfocándolo en el menor precio que tenían” al inicio. En este punto, como terminó el  Simadi previo al cambio del dólar flotante o Dicom, que cotizaba a 250 bolívares por dólar.

 

“Eso está bien, pero era un poco más inteligente comenzar desde arriba. Si yo tengo un mercado alternativo con un costo elevado, era un poco más sensato comenzar a incidirle alrededor de los 900 bolívares y de ahí, irlo bajando”, presentó.

 

De igual forma, Guarino argumentó que “hay otra realidad en el mercado venezolano”, que contribuye con la estabilidad del mercado de divisas.

 

“En el mercado financiero, no hay excedente de liquidez, puede incluso, que si llevas el tipo de cambio a esa tasa de equilibrio, derrotes al mercado alternativo, no porque estás haciendo lo correcto, sino, porque no hay la liquidez excedentaria como para poder comprar una divisa a Bs. 600”, remarcó.