Conflicto social obliga a gobierno francés a recurrir a sus reservas de petróleo

 Caracas 25 May (El Mundo)  Francia empezó a utilizar sus reservas estratégicas de petróleo para hacer frente a la escasez de combustible debido al conflicto social contra la ley laboral, que afecta a refinerías, puertos y transportes.

 

El bloqueo de refinerías y depósitos de combustible obligó a recurrir a las reservas "desde hace dos días", indicó la Unión Francesa de Industrias Petroleras, un anuncio que podría alimentar la inquietud de la opinión pública y hacer aumentar la presión sobre el gobierno socialista.

 

Seis de las ocho refinerías francesas están paradas total o parcialmente por movimientos de huelga y varios depósitos de combustible están bloqueados por huelguistas y manifestantes que se oponen a un proyecto de nueva ley laboral.

 

Según el secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies, 20% de las 12.000 estaciones de servicio francesas tienen "dificultades" de aprovisionamiento.

 

El conflicto social, que afecta también los transportes y los puertos, podría propagarse además a la producción de electricidad dado que se hizo un llamado a la huelga para el jueves en las centrales nucleares.

 

El portavoz del gobierno, Stéphane Le Foll, descartó por ahora la idea de requisar a empleados de las refinerías en huelga, medida pedida por varios políticos de la oposición de derecha para evitar la penuria de gasolina.

 

"El Estado y el gobierno harán lo necesario para liberar un cierto número de refinerías o de reservas para asegurar el aprovisionamiento de los franceses", se limitó a afirmar Le Foll.

 

El miércoles de madrugada, la policía intervino para desbloquear un depósito de combustible del norte del país, cuyo acceso estaba cerrado por sindicalistas.

 

En Brest (noroeste), fueron también desalojados unos 60 manifestantes que bloqueaban otro depósito.

 

La víspera, la intervención de la policía contra huelguistas que bloqueaban una refinería y un depósito de combustible provocó la ira del sindicato CGT, que replicó con un refuerzo de la movilización.

 

Dos de los principales puertos franceses, Marsella (sur) y Le Havre (norte) se disponían a unirse al movimiento social. En Le Havre, está ya en huelga el personal de las terminales petroleras, por donde transitan 40% de las importaciones francesas.

 

"Al cabo de cinco o seis días, no habrá más combustible en los aeropuertos parisinos", advirtió el alcalde de la ciudad, Edouard Philippe.