Salida del Reino Unido de UE pone a correr al mercado, a los lĂ­deres y al pueblo

 Caracas  27 Jun (El Mundo)  Wimbledon es un suburbio ubicado al suroeste de Londres, que verano tras verano, recibe a las más rutilante estrellas del deporte de las raquetas. Por el césped de la “Catedral del Tenis”, tercer Grande Slam del año, desfilarán grandes nombres de la talla de Novak Djokovic, Roger Federer, Rafael Nadal, Serena Williams y Garbiñe Muguruza. Serán dos semanas inolvidables para el público londinense, que le harán ignorar, quizás, los traumas políticos, económicos y sociales del referéndum que definió la salida de Gran Bretaña a la Unión Europea (UE). La opción “leave” recibió 17, 4 millones de votos por parte del pueblo británico, que representó 52% de la totalización de los sufragios. Por ello, la llegada del calor ha hecho sudar a los diversos actores que componen el tablero global. Tras los resultados, el primer ministro británico, David Cameron, informó de la renuncia a su cargo en octubre, después que sus coterráneos ignoraron su llamado a permanecer en la unidad comunitaria. “El pueblo británico ha tomado la decisión muy clara de tomar un camino diferente y, como tal, pienso que el país necesita un nuevo liderazgo para llevarlo en esa dirección”, subrayó el líder.

 

Y sigue dominando aquella tesis política hobbesiana del “bien” contra el “mal”, cuando los medios británicos anexaron la victoria al ex alcalde de Londres y miembro del Partido Conservador, Boris Johnson, en detrimento de su compañero de tolda política Cameron. Mientras, en la escena internacional, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que confía en que el Reino Unido hará “una transición ordenada” para salir de la Unión Europea. A juicio de la canciller alemana Angela Merkel, esto representa un “punto de inflexión” para la integración, aunque pidió calma y mesura ante la volatilidad de las consecuencias.

 

A pesar del llamado, Merkel recibirá hoy al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y a los líderes Francois Hollande y Matteo Renzi. El “Brexit” decidido por el pueblo británico, representará una caída de las exportaciones alemanas, que impactará 0,5% de forma negativa a su Producto Interno Bruto (PIB).

 

Los efectos se sentirán en todos los ámbitos por el principio de libre movilidad de factores que traduce la unidad, entre otros. Por ejemplo, la devaluación de la libra esterlina, el descenso del mercado laboral, la migración y hasta los fichajes en el fútbol europeo tendrán resonancia a partir de la decisión. Ahora, tres millones de británicos desean otro referéndum, mientras la UE se reunirá para contener los impactos y al mismo tiempo los partidos británicos se fragmentan.

 

Quizás, el favorito para llevarse la corona en Wimbledon, el escocés Andy Murray, tendrá que realizar un esfuerzo para evitar el colapso del orgullo británico.

 

Volatilidad e incertidumbre

 

Las bolsas de América Latina cerraron a la baja, tras seguir el tinte rojo que abundaba en Wall Street y las principales plazas financieras del mundo después del resultado del referéndum en el Reino Unido a favor de la salida del país de la Unión Europea.

 

El Dow Jones, el principal indicador en Estados Unidos, se desplomó un 3,39% y cerró en 17.399,86 unidades, mientras el Nasdaq cayó un 4,12% hasta llegar a los 4.707,98 enteros y el selectivo S&P 500 tuvo descenso de 3,60% hasta 2.037,30 puntos, tras una jornada de pánico en las bolsas mundiales.

 

Y es que los operadores neoyorquino se sumaron a la oleada mundial de ventas en las principales plazas financieras después de la victoria del “brexit” en el referéndum celebrado el pasado jueves en el Reino Unido.

 

Este desplome es consecuencia de la decisión de los ciudadanos del Reino Unido de que su país salga de la Unión Europea, una posibilidad que ya se anticipaba que impactaría en los mercados.

 

Al otro lado del Atlántico, el resultado fue aún peor: el principal indicador bursátil de Madrid cedió un 12,35%, la contracción más grande de su historia, el de París un 8,04% y el de Francfort un 6,82 %. Del lado de las pérdidas, que parecía ser en todos los bandos, el crudo no podía faltar. El petróleo de Texas, de referencia en Estados Unidos, cayó un 4,93% y paró en $47,64 el barril, mientras que el Brent, de referencia en Europa, perdió un 5,04%, hasta los $48,34.

 

Por su parte, en América Latina el panorama siguió la tendencia. La bolsa de Sao Paulo cerró con una caída del 2,82%, hasta situarse en los 50.105 puntos en su índice Ibovespa tras totalizar negocios por 7.010 millones de reales (unos $2.073 millones). El principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), perdió 2,73 % y cerró en 44.885,82 unidades tras una compraventa por 483,7 millones de títulos por los que se pagaron 22.701 millones de pesos mexicanos (unos $1.200,3 millones). El índice Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires bajó 2,23 %, hasta los 13.924,54 enteros, luego de un volumen de negocios operados en acciones que totalizó 686,39 millones de pesos argentinos (casi $46 millones). Además, el índice de Santiago anotó un desplome de 1,42% en su índice principal. Con agencias