Incertidumbre política y económica tras el brexit

 Caracas 04 Jul (El Mundo) Con una diferencia menor de 900 mil votos, los británicos decidieron en el referendo realizado el 23 de junio desprenderse de la Unión Europea (UE) y ese resultado generó una fractura en el país “entre sus élites y sus sectores laborales de menores recursos, entre Londres y la provincia, entre los jóvenes y los viejos, entre Inglaterra y la periferia...entre un país volcado hacia Europa y el mundo y un país volcado sobre sí mismo”, analizó el diplomático venezolano Alfredo Toro Hardy.

 

En un análisis publicado en la prensa nacional, Toro Hardy avizora tres posibles escenarios:_primero, una fractura del Estado, tomando en cuenta que Escocia e Irlanda del Norte votaron por permanecer en la UE;_segundo, la reconfiguración del sistema político británico, tomando en cuenta que ese resultado evidencia ganó el sector más reaccionario, y, tercero, la desaparición de Londres como principal ciudad global el mundo, para ventaja de Francfort o París.

 

Agregó que la salida de Londres de la UE (Brexit) deja a Washington sin su canal de influencia directa sobre aquella, haciéndose previsible un choque de voluntades entre Washington y Berlín, cuyos grandes beneficiarios serían Moscú y Beijing, ante los que se abrirá un nivel de libertad de acción del cual habían carecido.

 

Cabe destacar, que el RU es el primer país en abandonar la Unión Europea luego de unirse a este bloque en 1973 y ser uno de sus precursores.

 

Consecuencias. La UE entró esta semana en “revisión profunda”, según revelaron sus líderes reunidos esta semana, pues temen que el Brexit pueda motivar a otros países. Dinamarca había anunciado que irían a consulta si los ingleses optaban por la retirada. Y Toro Hardy menciona que tendencias nacionalistas y populistas en Holanda, Francia e Italia, o de de extrema derecha en naciones como Suecia, anime decisiones similares.

 

Entre los motivó del Brexit está el temor a los inmigrantes, tal como reconoció el renunciante primer ministro británico, David Cameron, a quien le respondió presidente de Francia, François Hollande, que si el Reino Unido quiere mantener su acceso al mercado único comunitario una vez esté fuera de la UE, deberá cumplir con “reglas y obligaciones”, entre las que están la libre circulación de las personas (trabajadores), de los capitales, y de los servicios.

 

Para el analista político Roberto Savio, el Brexit obedeció a una “cuestión visceral”, pues la campaña se basó en el miedo a una invasión masiva de turcos, derivada de la posible incorporación de su país a la UE, lo que considera una falsedad total, y en que Gran Bretaña le pagaba al bloque unos 50 millones de libras al día, otra mentira.