El BCE prorroga el plan de estímulos a todo 2017 aunque recortará las compras desde abril

 Madrid. 8 Dic (ABC de España) Una de cal y otra de arena. El BCE no toca los tipos de interés en esta ocasión y además amplía su programa de compra de deuda pública y privada, que estaba previsto inicialmente hasta marzo de 2017 y que llegará al menos hasta final del año que viene, diciembre de 2017. Esto es lo que esperaban los mercados, pero ojo, porque a renglón seguido el BCE anuncia un recorte en la cuantía de las compras del programa.

 A partir del mes de abril, la entidad realizará adquisiciones mensuales por valor de 60.000 millones de euros en lugar de los 80.000 millones de euros al mes que venía inyectando hasta ahora. Draghi consigue así cuadrar el círculo: mantener los estímulos, que considera necesarios, pero atendiendo a las llamadas, sobre todo del Bundesbank alemán, que argumenta la mejora de los índices de inflación para pedir su repliegue.

 Si el Consejo del BCE ha tomado estas medidas es porque cuenta con datos que las justifiquen en las previsiones económicas. El supervisor ha mantenido hoy sus pronósticos de crecimiento para la zona euro en el 1,7% y los de inflación para el 0,2 en 2016.

 El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que la entidad prevé ahora un crecimiento del 1,7% en 2017, una décima más de lo que preveía en septiembre. Para el próximo año, el BCE pronostica una inflación del 1,3%, una décima más que lo que auguraba en septiembre. Este último indicador se mantiene alejado del 2% previsto para plantear una subida de tipos.

 Asimismo, el presidente del BCE indicó que el programa permitirá en la medida que fuera necesario adquirir deuda con rentabilidad inferior a la ofrecida por la facilidad de depósito, actualmente fijada en el -0,40%, aunque Draghi subrayó que se trata de «una opción, no una necesidad».