Responsables de Fed abordan nuevo problema: rĂ¡pido crecimiento

 Nueva York. 05 ene 2017 (Bloomberg news) Es un reto del que los responsables de la Reserva Federal no habían hablado en años: la economía podría empezar a acelerarse más rápido de lo que ellos habían previsto, lo que les forzaría a subir los tipos de interés con mayor celeridad.

 

Las actas de la reunión de política monetaria del 13 y 14 de diciembre, publicadas el miércoles en Washington, mostraron que los banqueros centrales de Estados Unidos se están preparando para un mercado laboral que podría representar una “subestimación considerable” del nivel de desempleo que mantiene los precios estables a largo plazo. Esto podría llevarles a “subir los tipos de los fondos federales con mayor celeridad de lo anticipado en la actualidad” para mantener la inflación bajo control.

 

La larga sombra del escenario de crecimiento más acelerado que se cierne sobre el comité es la del presidente electo Donald Trump y su reforma tributaria y sus propuestas de estímulos fiscales, aunque en ningún momento se le menciona por el nombre en las actas. Casi todos los participantes “indicaron que los riesgos alcistas de sus previsiones para el crecimiento económico han aumentado como resultado de unas expectativas de que haya más políticas fiscales expansionistas en los próximos años”, según las actas.

 

Dicho esto, el registro de la reunión dio pocas pistas sobre en qué momento volverán a subir los tipos los banqueros centrales de EEUU. En diciembre subieron tipos por segunda vez en doce meses e indicaron que podrían cambiar hacia un ritmo de incrementos más acelerado, aumentando el número de subidas de tipos de 0,25 puntos que prevén para 2017 de dos a tres.

 

Los responsables de política monetaria deben determinar de qué manera responderá la inflación a medida que el mercado laboral empiece a utilizar la inactividad que pueda quedar. Los responsables estiman que el nivel de pleno empleo – o la tasa de desempleo consistente con un equilibrio de la oferta de trabajo y la demanda a largo plazo – en el 4,8 por ciento. Aun así, estimaron que el crecimiento del 2,1 por ciento en 2017 bastaría para reducir la tasa de desempleo al 4,5 por ciento en el trimestre final del año. La tasa de paro de EEUU fue del 4,6 por ciento en noviembre.

 

Trayectoria de los tipos

 

“Si el ajuste del mercado laboral está llevando a unos sueldos medios por hora más elevados, esto tendrá un mayor efecto en la forma en que la Fed contempla la trayectoria de los tipos”, afirmó Omair Sharif, economista sénior de EEUU para Société Générale en Nueva York. “Eso tiene más prioridad en sus pensamientos en 2017 que el aspecto que acabe tomando el paquete fiscal y su eventual impacto en el crecimiento y la inflación”.

 

Algún exceso en la inflación sería bien recibido. Los precios, medidos por el índice preferido de la Fed de gastos en consumo personal, subieron solo un 1,4 por ciento en noviembre, el 55 mes consecutivo que el comité no ha alcanzado su objetivo de inflación del 2 por ciento.

 

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, recordó a su comité que la institución tiene un mandato dual, la estabilidad de precios y el pleno empleo, y un mercado laboral ajustado podría ayudar a reforzar los precios hacia el objetivo.