Patrón de Buffett indica que compraría aerolínea: Morgan Stanley

 Nueva York. 23 feb. 17 (Bloomberg) La decisión de Warren Buffett de adquirir participaciones en las cuatro mayores líneas aéreas de los Estados Unidos podría ser un primer paso para luego tomar el control de una de las compañías, dijeron los analistas, haciendo referencia a su historial en la industria ferroviaria.

 

“Consideramos que la adquisición completa de una aerolínea por parte de Berkshire es una posibilidad y que vale la pena no descartarla, en particular si las acciones se debilitan”, expresaron los analistas de Morgan Stanley bajo la dirección de Rajeev Lalwani en una nota a los clientes enviada el miércoles.

 

La firma de Buffett, Berkshire Hathaway Inc., dio un salto a las acciones de aerolíneas en el segundo semestre de 2016, con lo que se convirtió en uno de los dos principales inversores de Delta Air Lines Inc., United Continental Holdings Inc., American Airlines Group Inc. y Southwest Airlines Co. Si bien la medida sorprendió a los observadores acostumbrados al escepticismo del multimillonario respecto de ese negocio, el vicepresidente del directorio de Berkshire, Charles Munger, comparó la nueva postura de su compañía con su cambio en materia ferroviaria hace una década.

 

“Fue un negocio desastroso por unos ochenta años”, dijo Munger, de 93 años, en un evento que tuvo lugar la semana pasada en Los Ángeles. “Pero finalmente todo se redujo a cuatro grandes ferrocarriles y el negocio pasó a ser mejor. Y algo parecido está ocurriendo en el negocio de las líneas aéreas”.

 

Berkshire, que tiene su sede en Omaha, Nebraska, pagó más de US$26.000 millones por la compra de Burlington Northern Santa Fe en 2010, al adquirir el 77,5 por ciento del ferrocarril que todavía no poseía. Buffet anteriormente había comprado participaciones minoritarias en BNSF, Union Pacific Corp. y Norfolk Southern Corp. Después de la operación con BNSF, vendió las acciones de sus rivales.

 

‘Cierto romanticismo’

 

Si bien los sobrevivientes de los sectores ferroviario y aéreo se beneficiaron con la fusión, Buffett ha hecho notar las diferencias. El multimillonario le dijo a Charlie Rose en una entrevista del mes pasado que podría ser relativamente fácil para un recién llegado comprar y mover aviones, cuando se compara esto con los gastos de tender vías férreas a través de miles de kilómetros. Más allá de eso, la industria de las líneas aéreas tiene un atractivo que suele seducir a los recién llegados, independientemente del aspecto económico.

 

“Posee un cierto romanticismo”, le dijo Buffett a Rose, comparando ese negocio con Hollywood. “No hay duda de que ha sido la tumba de mucho dinero”. En el programa, no se le preguntó a Buffett si compraría una aerolínea completa y este no respondió un mensaje en el que se le pedían declaraciones y que el miércoles se le dejó a un colaborador.

 

Buffett ha hecho otras apuestas a la tendencia de largo plazo del aumento de los viajes aéreos. La única compra de Berkshire que rivalizó en magnitud con la de BNSF fue la adquisición el año pasado de Precision Castparts, fabricante de componentes de aviones.

 

Las seis mayores líneas aéreas de los Estados Unidos –fortalecidas por la caída del precio del combustible para aviones y años de transacciones que dejaron menos competidores importantes– registraron un quinto año consecutivo de ganancias en 2016. Estas ascendieron a unos US$14.000 millones una vez ajustadas, de acuerdo con los datos que reunió Bloomberg. En la década anterior, las pérdidas sumaron US$50.000 millones.