Dudas sobre pujanza económica definirán debate de tasas de Fed

 Nueva York.- 25 may. 17 (Bloomberg) El mercado laboral de Estados Unidos ha cobrado impulso, la inflación no.

 
Ése es el dilema al que se enfrentan ahora mismo los miembros del banco central, quienes se preguntan por qué los bajos niveles de ociosidad económica no están elevando los precios.
 
Funcionarios de la Reserva Federal están inclinados a subir las tasas de interés en junio, según indican las actas de su reunión de mayo difundidas el miércoles. No obstante, su vacilación sobre qué hacer después podría aumentar.
 
La tasa de desempleo de Estados Unidos cayó a 4,4 por ciento en abril, el nivel más bajo desde 2007 y por debajo de la tasa que los funcionarios de la Fed consideran como el máximo uso de los recursos laborales. Sin embargo, el índice de precios al consumidor menos alimentos y energía se desaceleró a 1,9 por ciento en abril, comparado con 2,3 por ciento en enero.
 
A pesar de eso, la mayoría de los funcionarios de la Fed en su reunión del 2 y 3 de mayo juzgó que “pronto sería apropiado” elevar nuevamente las tasas de interés, mostraron las minutas. Las señales de la Fed rara vez son más explícitas que eso.
 
Sin embargo, recientes discursos y cierto lenguaje en las actas también sugieren que el comité está empezando a dividirse acerca de lo que les está comunicando la inflación real, en comparación con su pronóstico sobre el aumento gradual de precios.
 
“Hay una fuente legítima de confusión allí”, dijo Vincent Reinhart, economista jefe de Standish Mellon Asset Management en Boston. “Están trabajando basados en una teoría de que hay una relación entre los cambios en la inflación y la tasa de desempleo. Está en sus modelos, pero no es realmente evidente en los datos”.
 
Por ahora, el comité va a continuar con una política basada en sus pronósticos y desestima los datos más recientes como transitorios. Los participantes, según las actas, “seguían previendo” que la inflación se estabilice alrededor de su objetivo de 2 por ciento, mientras el mercado laboral y la economía siguieron mejorando y los “factores transitorios disminuyeron”.
 
Las minutas también mostraron que la certeza sobre ese pronóstico no es alta. “Varios” funcionarios advirtieron sobre una previsión en la cual las tasas tienen que subir más rápido debido a nuevos descensos en el desempleo, una política fiscal estimulante, o salarios crecientes. Por el contrario, “un par” de funcionarios señaló que la inflación podría no ser tan sensible a la caída del desempleo.
 
Otro año de inflación inferior a la meta sería preocupante para la Fed, que sólo ha alcanzado su objetivo anual de inflación de 2 por ciento una vez desde 2012, cuando subió a 2,1 por ciento en febrero. Con el tiempo, los consumidores, las empresas y los inversores podrían llegar a la conclusión de que el banco central no persigue con seriedad esa meta.
 
De hecho, la Fed de Atlanta dice que el 38 por ciento de las empresas que recientemente encuestó creía que el banco central era más propenso a aceptar la inflación por debajo del objetivo de 2 por ciento, frente al 25 por ciento que pensaba que el nivel de tolerancia a una inflación superior o inferior al objetivo era simétrico, como ha declarado el banco central. Esa preocupación también fue mencionada por algunos funcionarios durante la reunión de mayo, mostraron las minutas.