Promueven rebaja de jornada laboral para actividades públicas

Caracas Jun 08 (El Universal) La Constitución Nacional de 1999 ordena de manera expresa y taxativa que la nueva Ley Orgánica del Trabajo debe contener el tema de la reducción de la jornada de trabajo y por eso es una materia que forma parte del debate nacional de manera indiscutible, dijo a ABN el presidente de la Comisión de Desarrollo Social Integral de la Asamblea Nacional, Oscar Figuera.

 

Sostuvo que el logro de este derecho constitucional constituye una conquista de los trabajadores, puesto que significará liberar un tiempo que estaba dedicado a la producción, para ofrecerlo a promover el desarrollo colectivo de la sociedad y no sólo individual.

 

"Lo correcto es que el tiempo sea utilizado en actividades voluntarias de gestión pública con fines sociales", dijo.

 

Agregó que parte del debate se da para que las instituciones públicas y privadas, organizaciones sindicales, consejos comunales y hasta consejos de trabajadores, adopten medidas que faciliten los procesos de formación política, ideológica y cultural de los trabajadores y al mismo tiempo eleven su nivel de conciencia.

 

Señala que los trabajadores deben comprender "la importancia del trabajo voluntario como un acto liberador que beneficia a la sociedad en la cual viven. No debe ser asumido como una carga o acto de explotación, en vista que no es una obligación legal sino moral".

 

Añadió que estas actividades deben ser mecanismos de creación colectiva y social, y servirían para incorporar nuevos trabajadores a nivel formal en los centros de trabajos.

 

En relación a las propuestas recogidas en los debates con empresarios, sindicatos e instituciones del Estado, indicó que han surgido muchas, entre ellas la creación de nuevos turnos de trabajo o incluso distribuir 36 horas de trabajo en los cinco días de la semana.

 

"Hay quienes proponen tocar sólo los regímenes especiales donde los trabajadores laboran más de ocho horas diarias, como por ejemplo el caso de los vigilantes, conserjes o empleados domésticos", dijo.

 

Aclaró que desde la comisión parlamentaria actualmente no defienden ninguna propuesta en particular porque prefieren ser un actor que promueva el debate