En 308% se elevaron importaciones de Venezuela a Rusia

Caracas May  22 (El Universal) - El crecimiento interanual del comercio entre la Federación Rusa y América Latina y el Caribe (ALC) entre 2004 y 2009 fue de 30%, pero a partir de ese año hasta 2011, el intercambio se triplicó, según un informe presentado por el Sistema Económico de América Latina y el Caribe (SELA), en un encuentro regional.

 

Destaca el documento que la balanza comercial entre Rusia y América Latina se mantiene con una dinámica favorable para la región en conjunto, aunque algunos países tienen una balanza negativa. Sin embargo, en el 2010, "ALC exportó a esa economía emergente un 138% más de lo que importó, una diferencia de aproximadamente 6.303 millones de dólares, bastante superior a los años anteriores".

 

El socio comercial más importante de Rusia es la Unión Europea, que representa el 49,4% de las exportaciones rusas y 47,1% de sus importaciones para 2011, y de Latinoamérica y el Caribe el socio más importante es Brasil, pero con proporciones muy pequeñas en relación con el comercio total de Rusia.

 

Indica el texto que desde el inicio de este Gobierno, en 1999, se adelantó un proceso de acercamiento entre los presidentes Hugo Chávez y Vladimir Putín. De manera progresiva se alcanzaron acuerdos en materia energética, científica y tecnológica,

 

El informe señala que "es muy significativa la dinámica de las importaciones rusas realizadas por Venezuela, que crecieron en un 308 % entre 2008 y 2010, al pasar de 238 millones de dólares a 973 millones de dólares; con este saldo se ubica en el segundo lugar de Latinoamérica en volumen en solo tres años, a pesar de la disminución en 2009".

 

Explica que "este aumento se debe al cumplimiento de los acuerdos para el suministro de Rusia a Venezuela de material de la industria militar: aeronaves, sistemas de misiles, armas, otros suministros y piezas de repuesto. Venezuela además, importa técnica aérea civil, fertilizantes, derivados del petróleo (plásticos, caucho y sus manufacturas). Es el único país de la región con balanza desfavorable".