Ajustes en arroz y harina precocida se harán en octubre

Caracas Ago 02 (El Universal) El vicepresidente de la República, Elías Jaua, se reunió este martes con representantes de los gremios Avepastas, Asovema y Venmaíz para garantizarles el suministro de la materia prima para que las plantas procesadoras se mantengan operativas y no se afecte el abastecimiento de los productos terminados.

 

Asimismo, el funcionario les informó, según relataron las fuentes consultadas por este diario, que los precios regulados de la harina precocida de maíz, el arroz blanco y la pastas regulada serán ajustados después de la primera quincena de octubre, y que tomarán algunas medidas para el sector. No obstante, la Sundecop había asegurado que los ajustes se anunciarían en septiembre.

 

Las industrias procesadoras de pastas dijeron que tienen serios inconvenientes en la reposición de inventarios de trigo debido a que los puertos están colapsados, lo que ha disminuido las reservas de materia prima. Esta situación, incluso, ha derivado en la paralización de algunas industrias durante casi dos semanas. Ante esto el Gobierno prometió acelerar el desembarco de trigo.

 

Avepastas planteó que las empresas se encuentran seriamente comprometidas y que tienen pérdidas de casi 2,5 bolívares por cada kilogramo que producen. Aún así el sector deberá esperar hasta que pase la campaña electoral para que se ajusten los precios.

 

A pesar de la entrada en vigencia ayer de los nuevos precios del arroz paddy y el maíz, tanto blanco como amarillo, a nivel de productor, el Ejecutivo le garantizó a la agroindustria que se mantendrán los precios anteriores hasta octubre. Es decir, que el arroz será pagado en Bs 2,02 el kilo y el de maíz en Bs 1,50 el blanco y en Bs 1,33 el amarillo.

 

Del mismo modo, les informaron que el Estado les suministrará toda la materia prima que necesitan las plantas procesadoras de arroz y de harina precocida desde este momento, con lo cual la disponibilidad de estos insumos dependerá únicamente del Gobierno nacional durante este período.

 

Con esto, el Gobierno subsidiará los precios de la materia prima a la agroindustria, y el abastecimiento dependerá de la eficiencia con la que se nacionalicen las importaciones y se repongan los inventarios de la agroindustria.

 

Sin embargo, la crisis que atraviesan estas empresas se mantiene intacta. El rezago en los precios regulados de estos productos no se resuelve con esta medida, pues las industrias están produciendo los alimentos con pérdidas.

 

En septiembre entrará en vigencia otro ajuste en el salario mínimo y comienza a salir la cosecha nacional en maíz que sí se colocará al nuevo precio de Gaceta Oficial.