Disminuyó superficie de siembra en arroz y maíz en ciclo invierno

Caracas Ago 07 (El Universal) El sector productivo apostaba por la recuperación en las áreas de siembra durante el ciclo de invierno, tanto en maíz como en arroz, debido a que el ajuste en el precio de ambos rubros se autorizó antes de la cosecha, y fue el más alto otorgado en los últimos cuatro años. Pero no fue así.

 

El balance preliminar que maneja Fedeagro reveló que la superficie de siembra en maíz durante el ciclo de invierno 2012 es 0,03% menor a la registrada durante el mismo período en 2011.

 

De 384 mil 888 hectáreas sembradas el año pasado este año se sembraron 384 mil 772 hectáreas de maíz. En el estado Portuguesa, donde se concentra la mayor producción del cereal, se sembraron 5 mil hectáreas más que el ciclo invierno anterior, un total de 185 mil 22 hectáreas.

 

La producción de arroz también disminuyó durante este año, al pasar de 645 mil toneladas en 2011 a 615 mil toneladas en 2012, una disminución de 4,65%.

 

Antonio Pestana, vicepresidente de Fedeagro, explicó que el aparato productivo no reaccionó como esperaban porque el rezago acumulado durante los últimos cuatro años era muy elevado, lo que impidió que el ajuste de 43% en el precio del maíz, permitido este año, se materializara en un incremento de la superficie de siembra.

 

"El sector no pudo repuntar porque estaba muy baja la capacidad productiva se hizo un gran esfuerzo sin tener todas las herramientas necesarias. El aumento fue alto pero se hizo sobre un precio que estaba demasiado rezagado. El daño que se hizo en los últimos cuatro años fue muy grande", señaló Pestana.

 

Señaló que los productores de maíz perdieron dinero durante los últimos años y que la poca utilidad que tengan los productores se invierte en amortización de las deudas que acumulan con bancos y proveedores, no en capital sino en interés, los cual los deja sin capacidad para invertir en la producción.

 

El precio solicitado por Fedeagro no fue el otorgado, y además el Gobierno garantizó a los productores que para el ciclo de invierno contarían con el suministro de insumos a través de Agropatria en 70% y que el otro 30% sería del mercado privado, con lo cual se garantizaba estabilidad en los costos. Sin embargo, la proporción de insumos fue 50%- 50% con lo que subieron los costos y bajo la utilidad que ya estaba bastante mermada.

 

Pestana considera que para incentivar a los productores el Ejecutivo debe fijar los precios de los cereales en función de los costos de producción, y garantizando un margen de utilidad de 20%.