BCV solo aumentó 0,8% entrega de dólares al sector privado

 Caracas Mar 05 (El Universal) Gracias a que los precios del petróleo desafían la ley de la gravedad el país recibe una generosa cantidad de divisas, pero el reparto que hace el Gobierno se traduce en sequía de dólares para el sector privado y aumento de la disponibilidad de billetes verdes en el ala pública de la economía.

 

En 2012 Venezuela obtuvo la fortuna de 93 mil 569 millones de dólares, pero la entrega de divisas al sector privado de la economía, que aporta 58% del PIB, prácticamente no aumentó, se mantuvo estático.

 

Las estadísticas oficiales registran que en 2012 el Banco Central desembolsó 29 mil 665 millones de dólares para que el sector privado importara con divisas aprobadas en Cadivi, cifra que tan solo representa un alza de 0,8% respecto a 2011 a pesar de que el gasto del Gobierno impulsó el consumo de las familias hasta niveles récord en los últimos doce años.

 

La mezcla de mayor consumo y un exiguo incremento de la cantidad de dólares, se tradujo en escasez de divisas y constantes fallas en la oferta de productos básicos.

 

Mientras los dólares para el sector privado no crecen, el Estado incrementa el uso de las divisas. El Banco Central le entregó al sector público 26 mil 535 millones de dólares, monto que se traduce en un salto de 33% respecto a 2011.

 

¿Por qué el Gobierno necesita más divisas? Entre otras cosas para cancelar vencimientos e intereses de la deuda en dólares que ha crecido velozmente y comienza a presionar las cuentas públicas.

 

Durante 2010 y 2011 el país solo tuvo que desembolsar 106 millones de dólares para cubrir compromisos atados a la deuda en divisas, pero en 2012 se acabó la comodidad y debió cancelar 3 mil 807 millones de dólares, de acuerdo con las cifras del Banco Central.

 

La administración de Hugo Chávez ha recurrido a una continua expansión del gasto que supera la renta petrolera y la recaudación de impuestos, por lo tanto, ha necesitado endeudarse continuamente y las facturas en dólares aumentan 276% entre 2004 y 2012, desde 28 mil 138 millones de dólares hasta 105 mil 779 millones.

 

El resto es mío

 

Un aspecto clave es que el Banco Central no administra todas las divisas del país, Pdvsa solo le entrega una parte y el resto es colocado en fondos que el Gobierno gasta discrecionalmente en proyectos de inversión.

 

Las cifras oficiales revelan que en 2012 al Banco Central solo ingresó la mitad de las divisas que el país obtuvo por exportaciones petroleras, unos 46 mil 080 millones de dólares y los 47 mil 489 millones restantes fluyeron hacia los fondos que administra el Ejecutivo, principalmente Fonden.

 

Con los dólares recibidos el Banco Central alimenta el tanque de las reservas internacionales, que a su vez, constituye las divisas que pueden ser vendidas a las empresas autorizadas por Cadivi para importar y al sector público, para que cubra pagos de deuda externa, entre otras obligaciones.

 

Por lo tanto, no hubo mayor holgura para satisfacer la demanda de dólares del sector privado en momentos en que el alza del gasto público impulsó el consumo.

 

La escasez de dólares para las empresas privadas se ha agravado tras la eliminación del Sitme, un sistema al que acudían las compañías que no importan productos básicos y no eran atendidas a través de Cadivi.

 

Si bien el Gobierno ha señalado que Cadivi comenzará a desembolsar divisas para estas empresas aún el proceso no fluye y fuentes del sector privado explican que en el corto plazo podría agravarse la escasez en los comercios.