Desembolsarán rápidamente $2.600 millones a empresas

 Caracas May 3 (El Universal) Presionado por una creciente escasez de productos básicos y señales de enfriamiento de la economía, el Gobierno tiene listo un operativo para entregarle lo más rápido posible al sector privado 2 mil 600 millones de dólares a fin de comenzar a normalizar el flujo de las importaciones.

 

El ministro de Finanzas, Nelson Merentes, la presidenta del Banco Central, Edmée Betancourt, el ministro de Alimentación, Félix Osorio y quienes administran Cadivi, el Fonden y el Fondo Chino, sostuvieron una reunión con empresarios de 22 áreas del sector privado y el acuerdo, aparte de abrir en breve la compuerta de los dólares, es constituir mesas técnicas para evaluar todas las trabas que impiden obtener mayor producción.

 

Edmée Betancourt precisó que "son 2 mil 600 millones de dólares que se van a entregar" para atender solicitudes de divisas que a pesar de haber sido introducidas en Cadivi desde hace varios meses aún no han sido liquidadas.

 

Nelson Merentes explicó que "fuimos analizando cómo estaba cada sector, capacidad productiva, dificultades. En promedio vamos a resolver pronto 85% de las dificultades financieras", es decir, de las solicitudes de divisas que están represadas.

 

El ministro de Finanzas añade que "para el 15% restante vamos a reunirnos uno a uno con cada empresa y vamos a elaborar un cronograma".

 

Al ser consultado sobre en cuánto tiempo se llevará a cabo la primera fase del plan de desembolso de divisas, Nelson Merentes, indica que no quiere decir una fecha precisa pero que será "rapidito, en el corto plazo, le puedo decir que tenemos los recursos".

 

Cero maletín

 

Inmerso en la campaña electoral en la que Hugo Chávez logró la reelección el 7 de octubre de 2012 el Gobierno aumentó el gasto público hasta cifras récord disminuyendo los fondos en dólares. Al mismo tiempo, el gasto impulsó el consumo y las importaciones alcanzaron el monto más elevado en quince años.

 

Una vez alcanzado el objetivo político hubo que cerrar el grifo de las divisas y devaluar la moneda.

 

Nelson Merentes sostiene que las importaciones que se van a eliminar son las "innecesarias, las de maletín, los industriales nos dijeron que hay empresas de maletín. Que nos ayuden a ver quienes son para sacarlos".

 

La devaluación del tipo de cambio oficial y el rezago en el reconocimiento de ajustes en precios controlados ha comenzado a impulsar la inflación que en los primeros tres meses de este año acumula un salto de 7,9% que duplica al registrado en el mismo período de 2012.

 

"Vamos a atacar los 53 productos que nos influyen mucho en la inflación", afirma el ministro de Finanzas.

 

A fin de contener la aceleración de la inflación el Gobierno mantiene congelado, desde hace más de un año, el valor de una amplia gama de alimentos, medicinas, productos de limpieza y cuidado personal, pero tras la devaluación de la moneda luce inevitable la sinceración de los precios.

 

Desde hace 55 meses las autoridades no permiten incrementos en el precio del arroz; en los distintos tipos de aceite entre 17 y 23 meses; el pollo 19 meses y leche entre 17 y 36 meses, entre otros productos.

 

Este rezago en los precios ya ha derivado en que disminuya la producción porque las empresas no cubren los costos y la escasez de alimentos básicos en los anaqueles se sitúa en 17,7% de acuerdo con las estadísticas del Banco Central.

 

En las mesas técnicas que comenzarán a operar desde la próxima semana está previsto evaluar el tema del control de precios. "Se va a evaluar los productos con rezago, aquellos que pueden permanecer igual y aquellos que pueden bajar", indica Merentes.

 

No descarta la posibilidad de una emisión de bonos en dólares y añade que sostuvo reuniones con bancos de inversión para establecer una estrategia que permita disminuir el riesgo país.