Ejecutivo apunta a esquemas de pago para el "mediano plazo"

 Caracas May 17 (El Universal) El Gobierno nacional estudia opciones para saldar la deuda en divisas que mantiene con las empresas y poder reactivar la economía.

 

Las gestiones del ministro de Finanzas, Nelson Merentes, son vistas como positivas en el ámbito empresarial. Sin embargo, los anuncios del funcionario no despejan la incertidumbre de empresarios que se han quedado sin materia prima y perdieron la confianza de sus proveedores en el exterior al acumular deudas millonarias en dólares.

 

Empresarios que asistieron a la reunión con Merentes el pasado miércoles, indicaron que el Ejecutivo se comprometió a "crear mesas de trabajo por sectores con las empresas que presentan un atraso de más de 250 días y deudas mayores a los 3 millones de dólares lo más pronto posible".

 

Según lo expresado por Merentes, las compañías que estén en esa situación "recibirán una comunicación" en las que se les informará fecha y lugar de las próximas reuniones. Además, el ministro de Finanzas se comprometió a la "creación de un cronograma de montos y tiempos que serán discutidos en esas reuniones de trabajo para planificar a mediano plazo".

 

"La realidad es que todo está trancado y el Gobierno está ganando tiempo porque no hay dólares", afirmó uno de los empresarios del sector salud que estuvo en la reunión con las autoridades del área económica.

 

Agregó que algunos suplidores cortaron los envíos a Venezuela y sólo los retomarán si las empresas locales pagan la totalidad de los compromisos. Además indicó que la mayoría de las deudas de las compañías de ese sector superan los 3 millones de dólares. "Mis proveedores me dijeron que si no me pongo al día con toda la deuda no van a despachar más".

 

Jorge Botti, presidente de Fedecámaras, tiene una posición similar. Apuntó que más allá de las buenas intenciones expresadas por Merentes, el sector empresarial tiene pocas certezas. "La noticia es buena pero tenemos que revisar a fondo los mecanismos (...) Se prometió darle celeridad a lo que se debe, no para nuevas importaciones. Estamos ante una situación de emergencia, pero hay que resolver la fluidez para las nuevas importaciones", advirtió Botti en Globovisión.

 

Asimismo, alertó que la población deberá tener "paciencia", ya que "ninguna importación toma menos de 60 días en llegar al país" y el alto índice de escasez "no se va a resolver en 15 días".

 

En sus declaraciones a la prensa, Merentes explicó que tras la primera reunión realizada con los empresarios hace dos semanas se había normalizado la entrega de divisas a unas 1.500 empresas. Pero el funcionario reconoció que buscan recursos adicionales para saldar las deudas con la totalidad de los empresarios.

 

"Dimos una mayor cantidad de certificados de no producción (permiso previo para poder importar) que el dinero que teníamos. Hubo una brecha entre la cantidad de certificados y lo que tienes disponible, se creó un déficit. ¿Ahora qué estamos haciendo? Buscando recursos adicionales para paulatinamente ir reduciendo ese déficit".

 

Sólo Cadivi

 

El ministro de Finanzas insistió en que la idea del Ejecutivo es fortalecer es Cadivi. Aunque no precisó si se repetirán las subasta de dólares a través del Sicad, la percepción de los empresarios es que ese sistema no tendrá mucho protagonismo en el futuro.

 

Tras el cierre del Sitme en febrero pasado, buena parte de los gremios empresariales advirtieron en ese momento que sin una vía distinta a Cadivi para obtener dólares podrían ocurrir problemas de abastecimiento.

 

Sobre este tema el presidente de Fedecámaras aseguró que el Sicad "no funcionó" y que fue una idea que "murió al nacer". "La información que manejamos es que el 80% de las solicitudes no fueron liquidadas".