Producción industrial está al nivel de la década de 1970

 Caracas Jun 19 (El Universal) Carlos Larrazábal dejó la presidencia de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria). En su último discurso al frente del gremio, el directivo repasó lo ocurrido con el sector manufacturero desde la década del 50 y aseguró que el modelo económico levantado desde 1999 representa una oportunidad perdida.

 

"Durante el período que inició en 1999, el país ha profundizado la ruta hacia la desindustrialización. Se ha perdido una excelente oportunidad de convertir a Venezuela en una potencia económica de la región", dijo Larrazábal en el congreso anual de Conindustria.

 

Recordó que la industrialización comenzó en la década de 1950, arrojando resultados muy favorables durante dos décadas. "Durante casi 20 años el sector industrial pasó de representar 10,8% del Producto Interno Bruto (PIB) total a ser el 15% para 1978. Un crecimiento sostenido que fue la envidia de muchos países de la región".

 

Pero a partir de 1978, debido al auge de los precios del petróleo, Larrazábal aseguró que comenzó a desviarse el rumbo y los Gobiernos incurrieron en errores macroeconómicos, se desató la inflación, se sucedieron los controles de precios sin éxito y creció la estatización de la economía. Estos vicios se acentuaron con el denominado "Socialismo del siglo XXI".

 

"Pero, si como vimos anteriormente, en 1978 el PIB manufacturero representaba el 15% del total y para 1998 era el 17,4%, para 2012 la manufactura representó sólo 13,9% del PIB. Es decir, hemos retrocedido 40 años, a los niveles que teníamos en 1973".

 

Insistió en que el ingreso petrolero de los últimos años, que debió ser palanca del desarrollo de la industria y el aparato productivo, se desperdició.

 

"El país ha crecido sí, pero sustentado fundamentalmente en el inmenso gasto público, el cual se ha incrementado de una forma sostenida pero cada vez de manera más ineficiente. En los últimos 14 años los ingresos por exportaciones petroleras suman 697.510 millones de dólares superando de forma importante los 348.980 millones de dólares de los 40 años anteriores".

 

Por si fuera poco, Larrazábal también citó lo ocurrido con el parque industrial venezolano. "En 1959 teníamos registradas unas 7.500 empresas en el Catastro Industrial del extinto Ministerio de Fomento, que llegaron a 11.100 en 1998. En 2007 -según las últimas cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas- tenemos poco más de 7.000 empresas industriales, menos de las que teníamos en 1958, 55 años atrás, con la gravedad de que su nivel de integración nacional es mucho más pobre, dependiendo de insumos importados y no nacionales".

 

A modo de ejemplo, recordó que desde 1999 hasta la fecha el Gobierno nacional expropió 1.194 empresas. "Todos los problemas que acumulamos al final de la década de los noventa, hoy, catorce años más tarde, nos hacen la vida más difícil a todos los venezolanos", reiteró.

 

Lo que hace falta

 

Para Larrazábal se requiere una "armonía" entre el sector público y privado. A partir de esa relación, el Ejecutivo nacional debe trazar líneas económicas que permitan la "estabilidad macroeconómica", que "desaceleren" la inflación, un tipo de cambio "creíble y competitivo", una política fiscal "responsable" y la "promoción de las inversiones", entre otros aspectos.

 

"Luego de 14 años de ensayos y errores -tratando de imponer un modelo que no ha dado los resultados esperados y que se ha sustentado fundamentalmente en el precio del petróleo- es momento de revisar qué se ha hecho, evaluar otras experiencias exitosas en el mundo acerca de cómo están haciendo algunos países para salir de la pobreza", sentenció Larrazábal.