Gobierno inicia la búsqueda de más ingresos para 2014

 Caracas Ago 2 (El Universal) Aunque la administración de Nicolás Maduro este año tendrá recursos extraordinarios gracias al ajuste cambiario, esos fondos no serán suficientes para corregir la brecha entre ingresos y gastos, y el próximo ejercicio arrancará con un desequilibrio en las cuentas.

 

Para corregir esas diferencias, el Gobierno ya comenzó a buscar vías y una de las opciones que analiza es la reforma tributaria. El tamaño del gasto está obligando a las autoridades a efectuar modificaciones a las leyes vigentes y crear nuevas normas que permitan subir la recaudación mediante el cobro de impuestos.

 

En la Asamblea Nacional los parlamentarios han señalado que se están comenzando los trabajos para los cambios en las leyes impositivas y el pasado miércoles el ministro de Finanzas, Nelson Merentes, indicó que "los diputados tienen el poder para legislar y nosotros tenemos que articular esfuerzos para que se concluyan esas iniciativas legislativas".

 

Aseveró que "queremos ir hacia el tema de la recaudación tributaria, que si actualmente representa 9 o 10% del PIB vaya a 12%, eso es una mayor cantidad de recursos para los venezolanos. Además, tenemos que disminuir el grado de evasión, insistir con la fiscalización y supervisión".

 

El presidente de la Comisión de Finanzas de la AN, Ricardo Sanguino, indicó que hace dos semanas que "hay sectores económicos en el país que tienen elevados niveles de excedente económico, beneficios y utilidades; mientras que su nivel de tributación es muy bajo, eso lo estamos revisando y vamos hacia allá".

 

Entre los análisis que ha efectuado el Gobierno se encuentra la revisión a las leyes del Impuesto sobre la Renta (ISLR) e Impuesto al Valor Agregado (IVA) así como la autorización de nuevos gravámenes.

 

Los aportes que surjan mediante esas reforma generarían un alivio parcial en las cuentas fiscales. Según estimaciones de Ecoanalítica, los ajustes que se contemplan en materia tributaría podrían llegar a generar de manera adicional entre 4 y 5% del PIB.

 

La estabilidad

 

Las autoridades en los últimos años han señalado que el grueso del gasto se tiene que financiar con las rentas internas, pero si bien la contribución tributaria ha aumentado, los egresos del Gobierno central en gran medida se siguen cubriendo con la renta petrolera.

 

Analistas señalan que la actual administración se enfrenta a un escenario de estabilización de los precios del crudo con lo cual el flujo de ingresos petroleros no tendrá mayores variaciones. Y ante esa proyección se tienen que ampliar las fuentes de financiamiento del gasto público.

 

Los diputados han indicado que no se ha descartado una revisión del tamaño del gasto, pero dicho análisis no es tan fácil en vista de que en ese mayor gasto incide con fuerza el peso de la nómina pública.

 

Desde 2007 el número de empleados que depende del Estado ha crecido y, por tal motivo, en cada ejercicio se tienen que destinar más recursos a las remuneraciones. MAH