Crisis laboral se mantiene en Gobierno de Maduro

 Caracas Ago 05 (El Universal) Quejas, protestas y hasta paralizaciones de empresas por el incumplimiento de compromisos contractuales, violación de contratos colectivos y salarios insuficientes frente a la elevada inflación, dibujan el panorama laboral de los primeros tres meses de Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

 

Pese al aumento del salario mínimo de entre 38 y 45% anunciado para este año por el Ejecutivo, el ajuste del tabulador de la administración pública y el lanzamiento de varias misiones obreras para profundizar el "salario social", dirigentes sindicales de distintos sectores consideran que los trabajadores siguen sumergidos en los males que desde hace años le aquejan.

 

"Comencemos por los trabajadores de Guayana a quienes el extinto Presidente les prometió en agosto de 2012, en un mitin electoral en Puerto Ordaz, discutir los contratos colectivos y hoy a un año de la falsa promesa ningún sindicato de Venalum, Bauxilum, Sidor, Minerven, Carbonorca, Alcasa ha discutido la negociación colectiva", expresó Froilán Barrios, del Movimiento Laborista y del Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato (Fadess).

 

El dirigente sindical señaló que si se revisa el caso de los trabajadores de alcaldías, gobernaciones, ministerios, institutos autónomos, que suman alrededor de un millón 500 mil personas, llevan siete años sin discutir los contratos colectivos, a tal punto que las primas por hijo alcanzan el monto risible de 4 bolívares o las primas profesionales 12 bolívares, entre tantas otras desmejoras.

 

Barrios considera que en tres meses de gestión "nada queda por reconocer, más bien por lamentar de un mal llamado Presidente obrero, si le agregamos a estos 100 días la inflación, el desabastecimiento y la inseguridad personal".

 

Sin contrato marco

 

Una de las deudas pendientes que se viene arrastrando en la administración pública es la discusión del contrato marco, que lleva siete años de vencimiento. Aunque se esperaba para este año una revisión, a estas alturas no han comenzado los debates.

 

Pese a ser crítico con esta demora, Antonio Suárez, presidente de la Federación de Empleados Públicos (Fedeunep), aseguró que el hecho de que no se haya discutido el contrato marco, no significa que no se han conquistado reivindicaciones. "Hay organismos donde se han conseguido aumentos internos de salario de 20 y 30%, incremento de becas, alimentación para jubilados y otros han conseguido mejores servicios de salud", agregó.

 

El vocero de los trabajadores públicos admitió que existen problemas en el sector, pero cree que el malestar se ha hecho notorio ante la opinión pública porque es donde reina la vida sindical. En cambio, en el sector privado los problemas no son tan evidentes, aunque existan, "porque mucho ruido significa despido de la gente".

 

Al revisar otras situaciones que afligen al sector público, Suárez señaló que la forma de aplicar los sueldos en las distintas escalas de la administración pública perdieron su razón de ser debido a la dinámica de la economía del país, caracterizada por una alta inflación. Otro aspecto en consideración tiene que ver con la reforma de la Ley de Jubilados y Pensionados.

 

Ambos dirigentes estiman necesaria la unidad sindical para avanzar en las conquistas laborales.