Realidad agrícola desdibuja plan oficial de exportación

 Caracas Ago 05 (El Universal) Las aspiraciones de convertir a Venezuela en una potencia agrícola no han prescrito, pese al estancamiento en que ha estado la producción primaria durante los últimos cinco años.

 

La soberanía agroalimentaria es una deuda de los dos mandatos de Hugo Chávez que ha sido retomada por Nicolás Maduro para los próximos seis años, en los que se dará continuidad al proyecto bolivariano. Aún cuando la producción nacional es insuficiente para atender la demanda, el Gobierno mantiene entre sus premisas la exportación de materias primas agrícolas.

 

El presidente Nicolás Maduro, alentado por los ministros de área económica y productiva, ha señalado que el país podría estar en capacidad de exportar cereales, café y hortalizas a terceros países, incluso es la propuesta para el intercambio comercial dentro del bloque del Mercado Común del Sur (Mercosur).

 

Sin embargo, los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) muestran como las exportaciones agrícolas se desplomaron durante los últimos 14 años, registrando una caída de 96,92% entre 1999 y 2012.

 

Durante el primer año de mandato del ex presidente Chávez (1999), Venezuela exportó 300 mil 412 toneladas en rubros agrícolas, mientras que en 2012 se vendieron 9 mil 246 toneladas. Los países receptores de los excedentes de la producción nacional también se redujeron y pasaron de 44 a 16 en 14 años, según las estadísticas del INE.

 

Los rubros que generaban excedentes para la exportación hoy se importan y la producción nacional de esos insumos cubre 50% de la demanda nacional. Ese es el caso del arroz, el café, frutas y hortalizas.

 

Según el INE, en 1999 se exportaron 24 mil 390 toneladas de café, en 2012 se vendió al exterior 60,48 kilos, poco más de un quintal de café.

 

En cereales las exportaciones se redujeron 57,70% en 14 años, al pasar de 61 mil 373 toneladas en el 1999 a 25 mil 957 toneladas al cierre de 2012. El país tenía excedentes de arroz que se destinaban para la exportación, pero ante la caída de la producción y el aumento de la demanda se perdieron los inventarios de reserva.

 

El país también exportaba frutas y hortalizas como plátanos, tomate y cebolla, entre otros. Esas ventas también se redujeron en 89,23%.

 

La producción deficitaria no es el único inconveniente que desdibuja los planes de exportación, el modelo económico del país no genera incentivos para la exportación.

 

Los analistas consideran que las políticas desenfocadas aplicadas a la agricultura así como la falta de capacitación asistencia técnica y supervisión de los recursos inyectados al agro fueron las causas del declive de la producción.

 

A esto se suman otros factores económicos como el rezago en los precios controlados de los rubros agrícolas.

 

Debilidades

 

El sector agrícola nacional ha planteado la necesidad de que se fortalezca la producción primaria para que el país pueda participar en igualdad de condiciones en el Mercosur, plaza en la que Venezuela tiene muy poco que ofrecer actualmente.

 

Por ejemplo, los principales proveedores de materias primas agrícolas y carne de bovino son justamente los socios de Venezuela en el Mercosur. Argentina, Brasil y Uruguay son los que complementan los deficitarios de inventarios de la producción nacional.

 

El sector agrícola ha planteado que antes de pensar en exportar, primero deben generarse políticas que incentiven la recuperación de la superficie de siembra perdida en los últimos años. Eso pasa por la revisión del control de precios y la inseguridad jurídica y personal en el campo.

 

Con esas medidas, el sector podría pensar en exportar, en el corto plazo, alimentos provenientes de cultivos de ciclos cortos, como hortalizas, frutas y tubérculos. A mediano plazo, podrían sumarse los cereales, como arroz y maíz. Para ello deberán cumplir primero con las necesidades internas.