Producción de cabillas de Sidor retrocedió 18,9% en el 2013

 Ciudad Guayana Ene 13 (El Uniuversal).- La Siderúrgica del Orinoco "Alfredo Maneiro" (Sidor) no pudo cumplir el año pasado ninguna de las metas planteadas en su Presupuesto Operativo Anual 2013. No sólo produjo apenas el 38% de su plan de producción de 4 millones 45 mil toneladas de acero líquido, sino que mermó en despachos e incumplió el objetivo de posicionarse nuevamente en los mercados internacionales, a la par de la alta conflictividad laboral que caracterizó la segunda parte del año.

 

Al cierre del 2013, la producción de acero líquido se situó en un millón 558 mil 404 toneladas, que equivalen al 30% de la capacidad instalada de 5,1 millones de toneladas.Aunque la directiva esperaba más que duplicar su producción del 2012, retrocedió en 10% su ritmo productivo, considerando que el año previo había logrado producir 1,7 millones de toneladas.

 

Si bien la utilización disponible de las plantas no llega al 100% por su deterioro operativo y la falta de equipos y repuestos, la tasa de uso va en caída. Incidió en la baja producción, principalmente en el segundo semestre, los conflictos laborales que dejaron en segundo plano el ámbito productivo.

 

La producción de cabillas se ubicó en 175 mil 919 toneladas, uno de los menores registros de producción durante la historia de la siderúrgica y el menor desde la reestatización de la acería en 2008. Un año antes del regreso a manos estatales, cuando la industria era operada por el consorcio Amazonia, la producción del rubro alcanzó las 371 mil toneladas, de modo que la producción se contrajo 53% con respecto a 2007.

 

El retroceso en la fabricación de cabillas, insumo dirigido principalmente a la Gran Misión Vivienda Venezuela, fue de 18,9% respecto al 2012 y equivale al 55% de la meta planteada para el año.

 

La producción de alambrón también mermó y se ubicó en 260 mil toneladas, 57% de la planificación, mientras que la fabricación de pellas fue de 3,5 millones de toneladas, apenas 54% de la meta plasmada en el Presupuesto Operativo Anual.

 

Las deficiencias operativas y financieras de Sidor no son un secreto para sus directivos que durante los paros laborales que mantuvieron detenidas las operaciones por 54 días el año pasado, atribuyeron a la insuficiencia de recursos la lenta salida a los conflictos. De hecho, los trabajadores siguieron pidiendo cuentas sobre los $314 millones aprobados por el ex mandatario Hugo Chávez en agosto de 2012 y demandaron la visita del Presidente Nicolás Maduro para conocer la "realidad" de la acería.

 

Como en gestiones anteriores, la alta plana gerencial es optimista en cuanto a recuperar los niveles de producción. A finales del 2013, el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Carlos Osorio, exhortó a los accionistas "B" de la industria a no vender sus acciones en caso de no requerir con urgencia el reembolso de su patrimonio, confiado en la recuperación de la acería y la revalorización de sus títulos accionarios. Reiteró que Sidor puede convertirse en una de las empresas más productivas de Venezuela.

 

Despachos a la baja

 

Así como la producción se contrajo, los despachos totales mostraron el mismo comportamiento, al pasar de una comercialización de un millón 446 mil 220 toneladas en 2012 a un millón 417 mil 598 toneladas de productos en el 2013.

 

Los despachos logrados distan de las premisas planteadas en el Presupuesto Operativo Anual 2013, en el que se estimaban colocaciones por 3,6 millones de toneladas de las cuales 67% serían destinadas al mercado local y 33% al mercado externo, con mayor colocación de productos planos y semielaborados en el extranjero. El principal destino sería Colombia, seguido de Ecuador, Perú y Brasil, pero lo cierto es que Sidor sólo exportó durante cuatro meses, entre marzo y junio.

 

Con las premisas de producción de 4 millones de toneladas y despachos de 3,6 millones de toneladas que no se cumplieron, la estatal estimaba pérdidas en el 2013 de Bs 4.121 millones. Fuentes de la siderúrgica estiman que, en efecto, las pérdidas podrían superar el equivalente a $600 millones.

 

Todo este escenario se dio, pese al mayor control que sugirió el afianzamiento de la conducción militar en la industria, pues en mayo fue nombrado el general Justo Noguera Pietri. Hacía visitas sorpresa a las áreas y pese al viraje de la conducción y su estilo, ganó la confianza de los trabajadores y elevó la producción apenas durante los meses que estuvo al frente. Tras ser designado comandante de la Guardia Nacional Bolivariana, fue sustituido por el general Javier Sarmiento.

 

Prioridad de inversión

 

A la luz del pésimo desempeño, Pedro Velázquez, director laboral, dice que este año será "duro", no sólo por las expectativas de los trabajadores que esperan que finalice la discusión del contrato colectivo, sino por el déficit de repuestos e insumos.

 

"Hemos demostrado que siempre que existan los repuestos e insumos para producir acero y los productos semielaborados, largos, poligonales y cabillas, tenemos la capacidad de sacar esta empresa adelante", aseveró.