Estiman en un millón de sacos el déficit de harina de trigo

 Caracas Ene 14 (El Universal) La venta de pan salado se ha restringido, en el mejor de los casos, a una pieza por persona, debido a la crisis de abastecimiento de harina de trigo que hay en el país. Las panaderías que ya agotaron la materia prima exhiben las vitrinas vacías.

 

La distribución de harina de trigo para el sector panadero resultó afectada a raíz del conflicto laboral que paralizó a Molinos Nacionales (Monaca) en dos oportunidades en 2013. La empresa, que se encuentra intervenida por el Estado desde 2010, retomó las operaciones a finales de diciembre pasado.

 

El presidente de la Federación Venezolana de Industriales de la Panificación y Afines (Fevipan), Tomás Ramos, informó que esta situación afectó el suministro de 410 mil sacos de harina de trigo al mercado, lo que obligó a las panaderías del país a consumir el inventario de reserva que han estimado en 500 mil sacos.

 

Ramos indicó que actualmente el mercado tiene un déficit de un millón de sacos de harina de trigo, y que la escasez del rubro oscila entre 30 y 40%.

 

Destacó que la semana pasada Fevipan se reunió con el presidente de Monaca y con funcionarios del Ministerio de Alimentación para buscar salida a la escasez de harina de trigo, "que tiene en crisis a todas las panaderías del país".

 

Refirió que el Gobierno, a través de la Corporación CASA, importó 100 mil sacos de harina desde Colombia en diciembre, que están siendo distribuidos con la orientación de Fevipan, para dar prioridad a los estados que están más críticos: Mérida, Táchira, Margarita, Zulia, Bolívar y la región Oriental.

 

"En general las panaderías del país están sin inventarios y la situación es crítica. No puede faltar un millón de sacos de harina de trigo si el consumo es de 1 millón 200 mil sacos. Es necesario el diálogo para analizar y revisar la distribución a futuro. La importación de 100 mil sacos es una medida momentánea por lo que consideramos en Fevipan que los proveedores naturales deben ser los molinos", señaló Ramos.

 

Destacó que hay inventarios para atender la demanda en enero y febrero, pero que el Ejecutivo deberá sentarse con los molinos para solventar los problemas que están afectando la producción, así como las necesidades de divisas para la importación de la materia prima.

 

Ramos señaló que los molinos se están reincorporando de las vacaciones colectivas de diciembre, por lo que con estos, junto con la reactivación de Monaca (que puede producir 80 mil sacos mensuales), el mercado debería estabilizarse.

 

Destacó que la industria privada ha trabajado al máximo de su capacidad instalada, pero no es suficiente porque el consumo de pan y de productos derivados se ha incrementado.

 

"Al no haber harina de maíz el consumo se traslada al pan y aumenta la demanda", explicó Ramos.

 

Indicó que no tienen conocimiento de que haya materia prima en tránsito. Exhortó al Ejecutivo nacional a revisar la situación laboral que está afectando la productividad en las industrias y los comercios.

 

Por su parte el gobernador de Vargas, Jorge García Carneiro, informó que distribuirá 600 sacos de harina a las panaderías de esa región.