Comerciantes con pocas vías para reponer sus inventarios

 Caracas Ene 16 (El Universal) El sector comercial aún no se repone de la ola de consumo que se desató a finales del año pasado tras el decreto del Ejecutivo nacional que obligó a rebajar los precios de distintos productos.

 

Comercios con estanterías vacías revelan que aún no fluyen las divisas para reponer los inventarios. Algunas de las empresas que fueron obligadas a bajar sus precios a finales de 2013 han publicado comunicados en la prensa en los que solicitan proveedores nacionales como alternativa para surtir los establecimientos.

 

Empresarios consultados aseguran que algunas empresas están en una situación "desesperada" tras quedarse sin mercancía y tampoco tener posibilidad de obtener dólares para realizar nuevas importaciones.

 

"La situación es bien complicada. La afectación del sector comercio fue bien heterogénea y ahora hay desespero porque no hay mercancía", manifestó un comerciante, que prefirió reservar su identidad, a propósito de lo ocurrido a finales del año pasado.

 

Sobre la posibilidad de que empresas nacionales fabriquen y dispongan de productos para despachar a los comerciantes, la fuente consultada se mostró pesimista. "La base industrial del país está golpeada", resumió. Además, señaló que esas compañías también sufren los retrasos en la asignación de divisas, lo que les impide traer al país los insumos necesarios para mantener sus ritmos de producción.

 

En el caso de los distribuidores indicó que si pudieran ofrecer bienes terminados, los comerciantes deberán valorar a qué precio se consiguen esos productos. "¿Cómo están trayendo ese producto, con dólar oficial?", se interrogó el comerciante a propósito del interés del Gobierno nacional en limitar las ganancias de todas las áreas de la economía.

 

A partir de la orden presidencial de vaciar los anaqueles de Daka, la medida llegó a otros comercios de electrodomésticos, pero también de ropa, calzado y juguetes, entre otros sectores.

 

El argumento oficial indicaba que se trataba de empresas que recibieron dólares a la tasa de Cadivi, pero que fijaban sus precios de venta en función de el tipo de cambio del denominado dólar paralelo.

 

Tomar decisiones

 

El empresario consultado aseveró que se requieren decisiones urgentes por parte del Gobierno nacional, especialmente en lo relacionado con la materia cambiaria y las importaciones. "El Gobierno tiene que hacer algo, debe tomar medidas".

 

Desde el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) también se ha solicitado al Ejecutivo nacional aclarar el panorama económico. La inseguridad, los "escasos inventarios" y la "incertidumbre relacionada con la indisponibilidad de divisas para adquirir los bienes" a importar son los tres problemas fundamentales del sector en este comienzo de año.

 

Así lo expresó el gremio en un comunicado el pasado martes. En el texto, Consecomercio clamaba por soluciones en materia económica y advertía que "el primer trimestre del 2014 será una temporada de múltiples y exigentes retos".

 

Esa estimación "está altamente influida por la incertidumbre que sigue provocando entre empresarios, trabajadores y consumidores la ausencia de las decisiones que ya debería haber adoptado el Ejecutivo en materia económica, tanto en el orden cambiario y de precios, como en la inevitable urgencia de atender el resto del cuadro macroeconómico, que incluye un grave déficit fiscal que no puede seguirse subestimando ni financiando con medidas puntuales".