Crece percepción de riesgo y caen bonos de la República

 Caracas Feb 06 (El Universal) En un entorno donde los inversionistas consideran que la administración de Nicolás Maduro no implementa medidas efectivas para detener el deterioro de la economía la percepción de riesgo sobre los bonos de la República aumenta.

 

El bono marcador de la República, el que vence en 2027, culminó la jornada con una caída de 1,44 puntos y el de Pdvsa que expira en 2022 sufrió un retroceso de 1,55 puntos.

 

Los fondos de inversión exigen mayor rendimiento para tener en sus portafolios bonos venezolanos, de hecho, en enero el costo del seguro que cubre la posibilidad de incumplimiento en el pago por parte de la República registró un salto de 33%, de acuerdo con la firma Kapital.

 

Operadores de deuda explican que a la falta de claridad sobre cómo el Gobierno cubrirá un déficit fiscal en el orden de 15% del PIB se han añadido señales de indefinición en la política cambiaria, como la suspensión de la subasta del Sicad; lentitud en la aprobación de dólares a 6,30 y poca certeza sobre si las empresas recibirán las divisas para cancelar la deuda que tienen con proveedores en el exterior.

 

Al mismo tiempo compañías multinacionales mencionan en sus últimos reportes que la marcha de la economía es poco alentadora.

 

Estee Lauder afirma en su último reporte, fechado el 4 de febrero, que está monitoreando de cerca "la incertidumbre macroeconómica en Venezuela", mientras que Clorox señaló que está perdiendo dinero en el país por el control de precios y no tiene claridad de a cuál tipo de cambio podrá adquirir divisas.

 

El aumento en la percepción de riesgo por parte de los inversionistas se traduce en que si el Gobierno decide emitir bonos para financiarse tendrá que cancelar una elevada tasa de interés.

 

Lo normal es que los gobiernos emitan bonos para obtener recursos y de esta manera pagar los vencimientos de deuda, pero por el salto de los intereses a cancelar la administración de Nicolás Maduro ha tenido que recurrir únicamente a las reservas internacionales.

 

El año pasado el Gobierno desembolsó 9 mil millones de dólares para cubrir los compromisos de deuda externa, una de las causas que explica el descenso de 30% en las reservas internacionales que maneja el Banco Central de Venezuela.

 

Entidades financieras como Bank of America han alertado que la decisión del Gobierno de mantener el tipo de cambio oficial en 6,30 bolívares por dólar, no corrige la sobrevaluación de la moneda y por tanto la República podría continuar perdiendo activos en divisas.

 

La mayoría de los bancos de inversión, como Barclays, considera que el tipo de cambio oficial es insostenible y tarde o temprano el gabinete económico tendrá que devaluar el valor de la moneda.