Gobierno reitera que examinará la deuda con empresas privadas

 Caracas Feb 11 (El Universal) El pago de la deuda generada por las importaciones no liquidadas por Cadivi sigue en el aire. Eso es lo que se desprende de la Providencia emitida la semana pasada por el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) y de la posición de Rafael Ramírez, vicepresidente del Área Económica.

 

El artículo 5 de la Providencia Administrativa 002 del Cencoex, contenida en la Gaceta Oficial 40.349 de fecha 5 de febrero, condiciona a una "evaluación previa" el pago de la cancelación de los compromisos adquiridos por las empresas con sus proveedores en el exterior en los últimos años.

 

"Las solicitudes formuladas antes de la entrada en vigencia de la presente Providencia Administrativa que se encuentren en etapa de Autorización de Liquidación de Divisas (ALD) requerirán evaluación previa por el Cencoex para determinar la aplicabilidad del presente procedimiento, a cuyos efectos se publicará calendario detallado de convocatoria".

 

El vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, reiteró el pasado sábado que esa es la posición del Ejecutivo nacional. "Todo eso está revuelto y está oculto ahí, entonces nosotros tenemos que establecer exactamente qué corresponde, cuál es la tasa, en qué cantidad y eso irá arrojando resultados", dijo a propósito de la noticia sobre la paralización de Toyota de Venezuela.

 

El funcionario también exhortó a las empresas multinacionales a "tener sensatez". "Hay que tener sensatez en este tema, calma, recomiendo a todas las grandes casas comerciales e industriales que estén aquí que pongan cuidado a sus voceros locales porque pueden llevarlos a cometer errores, de todas maneras nosotros no queremos que nada de esto se entorpezca".

 

Las palabras del pasado sábado se parecen a las que pronunció el propio Ramírez a finales de enero. "Vamos a discutir esa deuda. Por ejemplo, hay gente que tiene deuda hace dos años, está bien, pero ya vendió el producto. ¿A qué tasa lo vendiste? Se lo vendiste al pueblo a tasa del paralelo, entonces por qué te voy a dar más dólares preferenciales", indicó el también ministro de Petróleo y Minería.

 

Crece la incertidumbre

 

La posición del Gobierno con respecto al pago de la deuda ha desatado la incertidumbre en el ámbito empresarial. "Eso va a complicar más la situación, ningún proveedor va a despachar mercancía para Venezuela si no le pagan la deuda", afirmó un empresario, que prefirió el anonimato.

 

La semana pasada directivos de compañías y gremios empresariales advirtieron eso al ministro de Industrias, Wilmer Barrientos, en las reuniones que el funcionario encabezó con varios sectores. En algunos casos, ya enviaron comunicaciones con propuestas que permitan recuperar la confianza de los proveedores.

 

"A nivel internacional se sabe que las deudas no se han pagado no por falta de fondos por parte de los compradores, sino porque bajo un régimen de control de cambio no es posible honrar los pagos por la imposibilidad de la conversión monetaria", señala una carta que la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos, de Laboratorios y Afines (Avedem) dirigió a Barrientos el pasado 7 de febrero.

 

En privado algunos funcionarios han prometido a los empresarios soluciones al problema de la deuda, pero hasta ahora no hay salidas concretas. La situación de las aerolíneas es un ejemplo. El Ejecutivo nacional ha ofrecido a las compañías pagar parte de esas deudas con bonos y combustible, pero hasta ahora no hay acuerdos que despejen el panorama de las aerolíneas.

 

Desde Fedecámaras ha señalado que es una "mala señal" para los mercados y los proveedores que el Gobierno nacional pretenda desconocer una deuda generada por las propias trabas del sistema cambiario levantada por las autoridades.