La construcción privada está detenida por falta de insumos

Caracas Feb 13 (El Universal) El sector construcción es para el Gobierno "el segundo motor de la economía", pero la escasez de materiales y las regulaciones impiden que arranque. El 2013 fue un periodo de muy bajo desempeño y el inicio del 2014 ha sido crítico.

 

El presidente de la Cámara Venezolana de la Construcción (CVC), Gilbert Dao, explica que "desde enero la construcción está detenida por la falta de insumos . Las empresas no arrancaron, porque la producción de los materiales bajó y tras los sucedido con las fiscalizaciones a los comercios en noviembre, los distribuidores no han querido vender productos. Quienes tienen inventarios ya no saben cómo venderlos".

 

Comenta que a las fallas de suministro ahora se añade el control a los cánones de arrendamiento de los locales, que ha afectado al mercado que tenía un mejor comportamiento.

 

-¿Cómo se prevé terminará el trimestre ante la escasez de insumos?

 

-Vamos más allá, el primer semestre terminará con problemas. Para atender las deudas y las nuevas obras se requieren inyectar mínimo 4 mil millones de dólares. Y si se dispone de ese monto ¿hay capacidad para suplir los materiales cuando la producción de cemento y acero ha disminuido? La escasez que hay en los supermercados también se puede encontrar con los materiales de la construcción.

 

-Además de las dificultades de las cementeras y siderúrgicas, ¿el resto de las empresas que producen materiales para el sector también presentan problemas?

 

-Sí. El resto de los materiales tienen componentes importados y ha habido retrasos en las asignaciones de divisas a las empresas. Con el nuevo sistema cambiario ¿como seguirá importando el sector? Mientras no se defina el esquema de importación, habrá menos de esos materiales. Ya hay fallas con herrería, tuberías, sistemas hidroneumáticos, cerámicas y motores para ascensores.

 

-El sector público el pasado año tuvo una contracción por la merma en la disponibilidad de insumos, ¿ese comportamiento continúa?

 

-Sí. Al sector público le afecta más, porque requiere elevados volúmenes de materiales. Por ejemplo, para la expansión de las líneas de metro se necesita más cemento.

 

-El Gobierno les notificó que contempla importar insumos, ¿esas compras solventarían el déficit?

 

-El detalle es cómo se asignarán esos materiales. Cuando el Ministerio de la Vivienda importa los orienta a sus proyectos. Las compañías extranjeras podían traer insumos y equipos, con el nuevo sistema cambiario cómo va a funcionar eso.

 

-¿Los entes oficiales siguen con los retrasos en los pagos a las contratistas?

 

-Los retrasos en los pagos ascienden a 180 días. Las compañías no han parado las obras, pero la ejecución es más lenta.

 

-En 2013 la construcción de locales y oficinas evitó que la construcción privada tuviera un peor resultado, ¿cuál es el comportamiento de ese segmento?

 

-El comportamiento de la actividad respondió al área no residencial, pero actualmente hay una paralización de obras. Ante la baja ejecución de los desarrollos habitacionales, el sector privado se volcó en la producción de oficinas y comercios, pero al regularse los alquileres se afectó al mercado. El decreto (que fija el canon en un máximo de 250 bolívares) genera dudas. Se menciona la regulación a los locales en edificios de oficinas, pero no se sabe con exactitud si se aplica a las oficinas. Las transnacionales optaron por comprar oficinas y adecuarlas, ahora ya no habrá oficinas ni locales para la venta. Todo está detenido.

 

-¿La producción de viviendas sigue cayendo?

 

-Hay muy pocos proyectos nuevos y su construcción va muy lenta. Al no haber preventa, se va al ritmo de lo posible sin detener las obras.

 

-El despacho de la Vivienda les solicitó construir 80.000 casas este año, ¿hay capacidad para esa meta?

 

-La capacidad de construcción se tiene, lo importante es que lleguen los materiales.

 

Tope de 15%

 

El sector construcción también estará regulado por la Ley de Precios Justos y, en ese marco, las autoridades le informaron a los constructores que el margen de ganancia para la actividad será de máximo 15%.

 

Gilbert Dao indica que "el Gobierno nos ha señalado que la utilidad será de 15%, pero ese tope será justo siempre y cuando se reconozcan los costos reales. Si se demuestra que un producto costó 100 bolívares, pero su valor regulado es 6 bolívares, y la ganancia se regula sobre ese precio de 6 bolívares, se perderá. Por lo tanto, si se reconocen los costos reales con el margen de ganancia de 15% no habría problemas".

 

-¿En cuánto han aumentado los costos del sector?

 

-No hemos logrado determinar un parámetro, porque los precios de los insumos de la construcción están variando constantemente.

 

-Desde 2006 varios rubros están controlados, ¿el Gobierno no les ha planteado una revisión de los precios y más si se toma en cuenta que en varios productos la inflación fue superior a 80%?

 

-En días pasados las cementeras anunciaron que ajustaban los precios de algunos modalidades en más de 40%, pero luego las industrias echaron para atrás la medida. Eso es una muestra de lo que pasa.