Fondo de Ahorro permitirá invertir en el negocio petrolero

 Caracas Feb 18 (El Universal) Presionado por una economía donde las familias no tienen cómo proteger la capacidad de compra del dinero porque los bancos pagan tasas de interés muy por debajo de la inflación, la adquisición de dólares está regulada y el mercado de capitales prácticamente es inexistente, el Gobierno se dispone a activar el Fondo de Ahorro Popular que permite invertir, con restricciones, en el negocio petrolero.

 

Rafael Ramírez, vicepresidente para el Area Económica y presidente de Pdvsa, explicó la semana pasada que "estamos activando el Fondo de Ahorro Popular, y estamos identificando un conjunto de oportunidades para que el sector nacional invierta. Hay distintas dimensiones. El concepto es que todo el pueblo pueda invertir en la industria petrolera".

 

El Fondo fue creado por el expresidente Hugo Chávez en mayo de 2012 y si bien su reglamento apareció en la Gaceta Oficial número 39.915 nunca inició actividades.

 

El decreto permite comprar "derechos de participación sobre las utilidades" de las empresas mixtas en las que Pdvsa está asociada con compañías extranjeras.

 

Los inversionistas sólo podrán beneficiarse con parte de los dividendos, es decir, no habrá la posibilidad de contar con derechos de propiedad, como bien lo recordó Rafael Ramírez al explicar que el Fondo se activará "preservando lo establecido en la Constitución, que es el control de las actividades primarias por parte del Estado".

 

No obstante Ramírez dejó en claro que se trata de opciones importantes: "El 20% de un proyecto de mejoramiento son 4 mil millones de dólares. Una participación de 10% en oleoductos, participación en gasoductos, en terminales. Haremos un llamado a trabajadores, amas de casa, obreros, grupos económicos".

 

La emisión de bonos es una alternativa. El decreto firmado por Hugo Chávez indica que el Fondo estará facultado para emitir títulos, "vinculados a proyectos en sectores productivos nacionales, tales como hidrocarburos y sus actividades conexas, petroquímica, minería, construcción, infraestructura" y los que determine el Ejecutivo.

 

Estos títulos, según el decreto, estarán denominados en divisas o en bolívares, y a fin de proteger a los inversionistas se estableció que sólo "se podrán negociar luego de transcurridos dos años de su emisión".

 

Nuevo mercado

 

La activación del Fondo de Ahorro Popular vendrá acompañada de un nuevo mercado de divisas donde el dólar tendrá un precio superior al tipo de cambio de 6,30 bolívares, establecido para bienes prioritarios, y al del Sicad, que por ahora ha fluctuado entre 11 y 12 bolívares.

 

El presidente de la República, Nicolás Maduro, bautizó a este nuevo mercado como Sicad II y lo previsto es reformar la Ley de Ilícitos Cambiarios para permitir que el sector privado oferte dólares junto a empresas públicas.

 

La oferta de las empresas públicas en el Sicad II será adicional al presupuesto de divisas de 42 mil 700 millones de dólares, que será destinado para abastecer el plan de importaciones que diseña el Centro Nacional de Comercio Exterior.

 

Aparte de dólares en efectivo podría haber oferta a través de bonos en divisas que Pdvsa y los bancos públicos tienen en su portafolio.

 

Fuentes financieras afirman que el diseño del Sicad II prevé controles por el lado de la demanda, es decir, no todos podrán comprar y habrá restricciones sobre los montos de dólares a adquirir.

 

De esta manera se lograría que el precio del dólar fluctúe entre el piso y el techo de una banda predeterminada.

 

El problema es que este esquema dejaría una gran demanda de dólares insatisfecha y por tanto el mercado paralelo continuaría existiendo.

 

La economía tendría cuatro tipos de cambio: el del Cencoex, Sicad I-Sicad II y el paralelo.