Gobierno suspende negociación del pago de la deuda con Panamá

 Caracas Mar 7 (El Universal) El canciller de la República, Elías Jaua, notificó que la ruptura de relaciones diplomáticas con Panamá incluye la suspensión de las negociaciones para el pago de la deuda que empresas venezolanas tienen con compañías panameñas ubicadas en la Zona Libre de Colón.

 

"Queda suspendida la revisión de esa deuda hasta tanto en Panamá no haya un Gobierno serio que respete las relaciones que deben tenerse de respeto mutuo", dijo Elías Jaua en declaraciones a Unión Radio.

 

Leopoldo Benedetti, gerente de la Zona Franca de Colón, dijo a AFP que la deuda de los empresarios venezolanos "es de aproximadamente 2 mil millones de dólares" y tiene su origen "en la falta de liquidez de los empresarios venezolanos por la escasez de dólares en su país".

 

Para importar las empresas venezolanas necesitan que el Gobierno les venda los dólares porque hay un control de cambio desde 2003. Un número importante de empresas acudió a Cadivi, el organismo que aprueba importaciones y obtuvo una Autorización de Adquisición de Divisas (AAD) y con esta autorización se dirigió a proveedores en el exterior para comprar insumos, materia prima y productos terminados.

 

La mercancía ingresó al país y al cerrar el ciclo de la importación las empresas obtuvieron una Autorización de Liquidación de Divisas (ALD) para que el Banco Central les venda los dólares, pero este último paso no ocurrió y las empresas tienen una deuda con proveedores en el exterior por el orden de nueve mil millones de dólares, que incluyen la deuda con las compañías panameñas, colombianas, brasileñas y bolivianas, entre otras.

 

En un entorno donde un tipo de cambio artificialmente barato dispara las importaciones, mientras que el precio del petróleo se estabilizó y Pdvsa no ha podido elevar la producción, Venezuela sufre un descenso de sus activos en divisas.

 

En el último año las reservas internacionales registran un declive de 20%, desde 27.043 millones de dólares hasta 21.533 millones y la porción líquida, las divisas en efectivo que permiten cancelar importaciones de inmediato, no superan 2 mil millones de dólares, es decir, son inferiores a la deuda con las empresas panameñas.

 

El gobierno venezolano tiene objeciones a la deuda. Elías Jaua señaló que en una revisión de los montos se detectó "todo tipo de acciones fraudulentas tanto de comerciantes panameños como de venezolanos" que crearon un espacio de "podredumbre" y de "corruptela" en la relación comercial.

 

"Hemos estado lidiando con un pañuelo en la nariz, revisando esa podredumbre en que se ha convertido esa relación comercial", dijo Elías Jaua.

 

El Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, afirmó a través de su cuenta de twitter que "la política migratoria y de inversiones favorable a los Venezolanos en nada cambiará con el rompimiento de relaciones diplomáticas".

 

Venezuela tampoco se vería afectada en sus exportaciones petroleras porque los buques que transportan el oro negro son demasiado anchos para utilizar el Canal de Panamá, de hecho, las autoridades panameñas iniciaron en 2007 una ampliación del Canal con este fin que aún no está concluida.

 

José Luis Ford, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, explicó al diario Crítica que "las relaciones comerciales que mantiene Panamá con Venezuela, primordialmente a través de la Zona Libre de Colón y algunas líneas aéreas, ya se encontraban paralizadas casi en su totalidad".

 

En 2012 la Zona Franca de Colón, exportó 20% de sus mercancías a Venezuela concretando envíos por $15 mil millones.

 

Los empresarios esperan reunirse con el gobierno panameño para tratar de buscar alternativas a la situación.