Seņalan que Sicad II debe estar unido a otras medidas

 Caracas Mar 13 (El Universal) El presidente de Fedecámaras, Jorge Roig señaló que la aplicación del Sistema Complementario para la Adquisición de Divisas (Sicad) II, "llega tarde" a la economía, pero "apunta en la dirección correcta".

 

Dijo en rueda de prensa y acompañado por miembros del directorio de ese organismo, que el nuevo instrumento cambiario "debe ser complementado con otras decisiones". E indicó que si bien el propósito de ese mecanismo es "destrancar la economía, no puede quedarse como una medida aislada".

 

Roig manifestó que el Gobierno debe procurar "disciplina fiscal y en el gasto público, recoger liquidez y evitar que se siga emitiendo dinero inorgánico en forma desordenada".

 

Destacó que aunque el gobierno y los empresarios tenemos puntos de vista distintos, ambos tenemos el compromiso superior de contribuir a que los venezolanos tengamos mejores empleos y cada vez más y mejores productos en los anaqueles. "Este debe ser el objetivo central de la agenda económica. Si queremos tener una economía fuerte, es indispensable el trabajo conjunto entre el gobierno y el esfuerzo privado".

 

Fedecámaras prevé plantear mañana al vicepresidente Jorge Arreaza, "una agenda de trabajo que resume cinco áreas de acción que han sido identificadas en las mesas de trabajo de la Conferencia de la Paz".

 

Precisó que estas cinco propuestas son: aumentar la producción nacional y disminuir las importaciones públicas y privadas para favorecer la generación de empleo, el ahorro de divisas y evitar que los venezolanos sigan haciendo colas en los comercios.

 

En segundo lugar, apuntó, "asegurar un sistema de acceso a las divisas que sea transparente, dinámico y funcione operativamente bien, como ocurre en otros países como Brasil que son competencia directa de las empresas venezolanas dentro del Mercosur". Así como "reconocer y cancelar la deuda vencida en divisas que tiene el Estado para que las empresas puedan pagarle a los proveedores internacionales".

 

"Combatir la inflación y la escasez, consecuencia de la intervención del Estado en los precios y en la administración de divisas, a través de la competencia sana", agregó Roig.

 

Otro planteamiento está dirigido a "generar leyes laborales que favorezcan la productividad y permitan privilegiar a quien hace su trabajo de forma responsable en contraste con quien no lo hace".

 

Y "ofrecer garantías de respeto al esfuerzo privado y a los derechos de propiedad. La confianza es un elemento indispensable para el desarrollo de un país. No tiene sentido expropiar el esfuerzo privado local".