65% de arbitrajes en el Ciadi contra el país datan de 2011 y 2012

 Caracas Mar 17 (El Universal) La semana pasada el tribunal de arbitraje constituido en el Ciadi por la demanda de ConocoPhillips contra Venezuela, decidió rechazar la solicitud de reconsideración del fallo que reconoció a Conoco como vencedor en el reclamo planteado por las expropiaciones sobre los proyectos petroleros Hamaca y Petrozuata (en la Faja del Orinoco) y Corocoro (ahora conocida como Petrosucre en el golfo de Paria), en 2007.

 

Con ese caso son 23 los arbitrajes registrados en el Centro Internacional para el Arreglo de Diferencias relativas a las Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial contra Venezuela, y de esa cifra, 15 casos -65% del total- fueron presentados entre los años 2011 y 2012, poco tiempo después de la ola de expropiaciones (muchas de ellas aún no canceladas o con largos procesos de negociación) ordenadas por el Gobierno nacional en el desarrollo de su política de hegemonía pública en el sector productivo y en la economía, en transición al socialismo.

 

Diana Droulers, directora ejecutiva del Centro de Arbitrajes de la Cámara de Comercio de Caracas, señaló que "en efecto hubo una especie política de Estado nunca definida como tal" para llevar a cabo una serie de expropiaciones que afectaron empresas del sector alimentos, petrolero, minero, metalúrgico, o de servicios turísticos.

 

En ese sentido, explica que se demora cierto tiempo entre la toma de los activos y la presentación de los casos ante los tribunales de arbitraje como el Ciadi, pues las empresas deben "armar" sus casos y sopesar factores como el costo del procedimiento y su conveniencia financiera.

 

Aunado a ello, aclara que aún después de la denuncia del tratado del Ciadi por parte de Venezuela (ocurrida en enero de 2012), llegaron más casos de arbitraje ante esa instancia por la validez de los tratados bilaterales de inversión, de los cuales Venezuela tiene suscritos al menos 26.

 

Droulers también advierte que tras la salida del Ciadi, Venezuela ha preferido en varios contratos otros centros de arbitraje como el de Singapur o el Cietac (la Comisión Internacional China de Arbitraje Económico y Comercial). Éste último, indica, ha sido usado en contratos para desarrollos en Guayana.

 

"Son acuerdos terribles", afirma, pues las condiciones del Cietac obligan a que los procedimientos sean en mandarín, con abogados chinos y en territorio de China, si no se especifican otras condiciones, lo que resulta en desventajas obvias para pelear un arbitraje.