Ensambladoras mixtas no usan autopartes locales

 Caracas Mar 25 (El Universal) La política del Gobierno nacional hacia la industria automotriz ha sido errática. La producción de las ensambladoras privadas acumula cinco años de contracción y las empresas mixtas surgidas en los últimos años ofrecen bajos resultados y continúan sin incorporar partes nacionales.

 

"Nosotros a las ensambladoras mixtas no le vendemos nada, hemos tratado de venderle, pero no nos compran", afirmó el pasado miércoles José Luis Hernández, presidente de la Cámara Venezolana de Fabricantes de Productos Automotores (Favenpa).

 

"El año pasado hicimos una encuesta entre todos nuestros asociados y entre las ensambladoras mixtas, incluyendo las motos, sólo obtuvimos tres órdenes de compra, dos de ellas puntuales, una sola completa", agregó el directivo.

 

Paradójicamente, el presidente de la República cuestionó recientemente a las ensambladoras privadas de reclamar dólares para operar y no pensar en el desarrollo de piezas locales.

 

En los últimos años el Gobierno nacional aprobó diversos convenios de ensamblaje para las empresas que aceptaran formar una alianza con el Estado. Así surgieron cinco ensambladoras de autos que hoy son empresas mixtas.

 

"La Ley dice que el 50% del vehículo debería ser con componentes nacionales. Evidentemente eso no lo cumplen, ya han transcurrido los 18 meses que daba originalmente la Ley y no están comprando componentes nacionales", señaló el presidente de Favenpa.

 

Se refería a la denominada "política automotriz", instrumento que entró en vigencia en 2008 y de acuerdo al cual en 2013 las automotrices debían incorporar hasta 50% de piezas nacionales en los automóviles que producen.

 

Esa normativa también fijó en 18 meses el plazo para que las compañías operaran en fase de "semi-ensamblado" y luego pasaran a los vehículos "completamente desarmados". Empresas como la Corporación ZGT, responsable del ensamblaje de los carros Chery en el país, surgió a mediados de 2011 y aún está en la fase de "semi-ensamblado".

 

"Nunca nos hemos opuestos a que se instalen tantas ensambladoras como el país crea que debe instalar, pero toda ensambladora que venga al país debe cumplir con la normativa que está vigente", insistió el presidente de Favenpa.

 

Desde ese gremio también han cuestionado que el Gobierno nacional fomente las importaciones en un momento en que las ensambladoras y autopartistas privadas se están paralizando porque las autoridades no liquidan las divisas para saldar la deuda.

 

"Si no hay divisas, las pocas divisas que hay deben ser para producir. Uno no entiende cómo están entrando vehículos", señaló Hernández. RD