Menor actividad económica afectará ingresos tributarios

 Caracas Mar 25 (El Universal) El recorte en la entrega de divisas para la compra de materia prima y otros insumos ha afectado la producción del sector privado y esa menor actividad tendrá incidencia en la recaudación tributaria, porque se aportará menos.

 

Las estadísticas oficiales revelan que los ingresos mediante el cobro de impuestos ya no registra el comportamiento de años anteriores. En el primer bimestre del año la contribución mediante el pago de Impuesto sobre la Renta (ISLR) alcanzó los 9,09 millardos de bolívares y en términos reales (descontando el factor inflación) el crecimiento fue similar al registrado en igual período de 2013.

 

En el Gobierno se ha contemplado una reforma tributaria para incrementar el peso de las rentas internas, pero dichos ajustes no se han concretado y el bajo desempeño de la economía comienza a golpear los ingresos.

 

El economista, Orlando Ochoa, explica que el sector privado tiene una parálisis cuyo origen es cambiario y esa situación afecta el empleo y el pago de impuestos. "Las industrias están colocando menos productos, las ventas caen y se aporta menos".

 

La actividad manufacturera desde mediados del pasado año muestra un retroceso que se ha agudizado en los primeros meses de 2014. Por el retraso en la entrega de dólares, el sector automotor ha bajado su producción en casi 80%, las industrias de alimentos tienen retrasos en los pagos a los proveedores de materia prima y operan a una menor capacidad, y una situación enfrentan las empresas de otras áreas como químico, plástico, textil, entre otras. En paralelo, los inventarios de los comercios se están agotando y las ventas son menores.

 

Ante esa coyuntura, se afectan los ingresos. Para este año el Seniat tiene que aportar en total al fisco nacional más de 317 millardos de bolívares y en la Ley de Presupuesto se indica que este año la participación de las empresas públicas y privadas en la contribución del ISLR debe subir de 77 a 95%. Sin embargo, la meta tendrá obstáculos,

 

Aunado a la contracción que tienen los sectores con más peso en la economía, se suma la aplicación de la Ley de Precios Justos, que impone un techo de 30% a las ganancias. El ISLR grava las ganancias que se obtienen en un ejercicio fiscal y al fijarse un límite al enriquecimiento neto de las industrias, por ende, se reducen las contribuciones.

 

Los analistas indican que esa diferencia de ingresos se compensará por otras vías: devaluación y endeudamiento.

 

Orlando Ochoa agrega que "hay que recordar que el Gobierno tendrá el Sicad II y a través de ese esquema se pueden garantizar más recursos. De esta manera el sector público tendrá más bolívares, pero las brechas ampliarán, porque también seguirá gastando más".