Persiste condición crítica en plantas eléctricas esenciales

 Caracas Mar 28 (El Universal) El Sistema Eléctrico Nacional (SEN) aun presenta condiciones críticas que lo hacen vulnerable ante eventos de pequeña dimensión, sostuvo José Manuel Aller, especialista y profesor universitario.

 

Al referirse a los recientes acontecimientos registrados en el parque hidro-térmico, con afectación directa a usuarios del centro occidente del país, incluyendo a la capital, señaló que el retraso en los mantenimientos de equipos y la falta de repuestos inciden en la calidad y continuidad de ese servicio.

 

"No tengo por qué poner en duda" la versión pública del ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, cuando advierte que "la demanda actual es de 17.000 megavatios (Mw) y la generación alcanza los 21.000 Mw", por tanto, "existe suficiente generación para soportar el incremento de la demanda por el período de sequía que se vive en Venezuela".

 

Aller sin embargo manifestó que "esa generación está donde no se necesita". Y explicó que las plantas fundamentales que sostienen el Sistema Interconectado Nacional (SIN) están débiles y disminuidas en sus capacidades de generación.

 

Precisó que Planta Centro (Morón), venía de operar con tres máquinas y produciendo alrededor de 800 a 1.000 Mw, actualmente funciona con la unidad 4, cuyo aporte fluctúa entre 140 y 180 Mw, esto es, por debajo de sus potencialidades.

 

Asimismo Termozulia y la Planta Ramón Laguna, elementales para garantizar el suministro de energía a esa región occidental, reporta varias unidades fuera de servicio. Adicionalmente la central hidroeléctrica Fabricio Ojeda (La Vueltosa), está restringida en su generación a los estados andinos.

 

Varias limitaciones

 

José Aguilar, consultor internacional, comentó que "La Vueltosa está en problemas". Y detalló que "el nivel del embalse ha bajado mucho y no hay manera de pasar agua desde la planta San Agatón".

 

Refirió que a esa central hidroeléctrica se le han detectado "fallas electromecánicas que le impiden generar más de 150 Mw" a esa región. En su opinión es factible que a la unidad generadora "se le haya exigido mucho" en su breve período de actividad y esté fatigada.

 

Destacó Aguilar que para el momento del apagón, ocurrido el pasado domingo y que dejó sin servicio eléctrico a cinco estados (Portuguesa, Barinas, Trujillo, Mérida y Táchira), con racionamientos en Zulia y Apure, Venezuela no estaba importando electricidad desde Colombia.

 

"El problema estriba en que de 1.823 Mw instalados en el región andina, sólo operan 1.000 Mw es decir, 45% está indisponible por reparaciones, o problemas de suministro de combustible, o limitaciones de los embalses que se encuentran bajos en estos momentos", dijo.

 

Entonces "con una demanda cercana a los 1.500 Mw debe forzar la transmisión en más de 500 Mw cuando su límite máximo es de 280 Mw". En esta oportunidad, apuntó, "se confiaron mucho al superar los límites de transmisión".

 

El consultor manifestó su preocupación por el comportamiento climático de las próximas semanas. "De no arrancar las lluvias al 15 de abril los cortes del servicio en los estados andinos junto con la Costa Oriental del Lago serán más agudos, ya que sus embalses que fueron diseñados para horas pico están mermando por la sequía y altas temperaturas".