Persiste la paralización en ensambladoras de vehículos

 Caracas Abr 2 (El Universal) El panorama para las ensambladoras no se despeja y entre los trabajadores predomina la preocupación por un futuro incierto.

 

Christian Pereira, presidente de la Federación Unitaria de los Trabajadores Automotrices, Autopartes y Conexos (Futaac), manifestó que aún no se conoce la fecha en que Toyota, Chrysler e Iveco puedan reanudar sus operaciones, mientras que las cuatro plantas restantes laboran a media máquina.

 

"Tenemos la fe y la esperanza por nuestros puestos de trabajo, apostamos a que esto se restablezca", dijo Pereira.

 

La planta de Toyota, ubicada en el estado Sucre, acumula casi dos meses paralizada, mientras que Chrysler detuvo el ensamblaje hace dos semanas y al menos detendrá el ensamblaje durante 60 días.

 

"Las empresas insisten en que están esperando la liberación del pago de las divisas para poder reanudar los pedidos del material de ensamblaje", explicó el también presidente del sindicato de Chrysler.

 

De acuerdo a voceros de la industria automotriz las siete ensambladoras privadas agrupadas en la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) adeudan a sus casas matrices alrededor de 1,8 millardos de dólares por concepto de importaciones no liquidadas por Cadivi.

 

Aunque las empresas se han reunido con el Ejecutivo nacional aún las autoridades no ofrecen la garantía del pago de ese monto. "Todo está sujeto a la aprobación de las divisas", insistió Pereira.

 

El dirigente sindical manifestó que en empresas como Ford Motor y General Motors la producción es mínima, ya que las compañías intentan dosificar el escaso material de ensamblaje que poseen. "Prácticamente la industria está semiparalizada", dijo el presidente de la Futaac.

 

Agregó que los trabajadores se sumaron a las mesas de trabajo celebradas entre los empresarios y el Gobierno nacional en el estado Carabobo. Asimismo, señaló que están dispuestos a "movilizarse" en caso de que las empresas anuncien "recortes" de personal.

 

Según las estadísticas de Cavenez, la producción nacional de vehículos cayó 77,83% con respecto al año pasado. En los dos primeros meses del año las siete ensambladoras privadas apenas armaron 1.721 automóviles, unas 6.041 unidades menos que en 2013.