Altos precios del crudo no se traducen en elevadas reservas

 Caracas Abr 14 (El Universal) La restricción en la entrega de divisas a los sectores clave de la economía tiene entre sus causas la menor disponibilidad de dólares por parte del Banco Central de Venezuela. Las reservas internacionales, que se utilizan para cubrir importaciones y pagos de deuda, han sido limitadas frente a los requerimientos de las áreas fundamentales.

 

Pese a que en los últimos tres años el precio del crudo ha estado por encima de los 90 dólares, los compromisos que enfrenta Pdvsa han impactado en la venta de divisas al Central y por ende, el flujo para las compras de materia prima, productos terminados y equipos así como pago de servicios se ha reducido.

 

Las estadísticas oficiales evidencian que en aquellos períodos de bajos precios del crudo las reservas internacionales eran más elevadas. Entre 2009 y 2013 hubo dos años de recesión económica, pero en los ejercicios siguientes el barril se disparó, sin embargo, los activos del instituto emisor disminuyeron.

 

Comportamiento

 

En 2009, tras el desplome que registraron los precios del petróleo, la cesta local terminó con un promedio de 57 dólares, mientras que las reservas cerraron en 35 millardos de dólares. En esa etapa la asignación de dólares a los privados alcanzó los 33 millardos de dólares y tuvo una reducción considerable con respecto al año previo. Esa coyuntura llevó a que la actividad económica sufriera una caída de 3%.

 

Ya en 2010 el barril se recupera a 72,7 dólares y los activos del BCV se ubican por el orden de los 30 millardos. De hecho las autorizaciones para importaciones y otros conceptos terminan alcanzando los 39,8 millardos de dólares y la economía retrocedió 1,5%, de acuerdo a los datos del ente emisor.

 

Al año siguiente comenzó el ciclo en el cual el valor del petróleo supera los 100 dólares, nivel que se mantiene hasta mediados del pasado año. En 2011 la cesta local tuvo un promedio de 101 dólares, pero las reservas caen a 29,8 millardos de dólares, y en 2012, cuando la cesta supera los 103 dólares, los activos se mantienen en el mismo nivel de $29 millardos.

 

En 2013 el precio del crudo retrocede a un promedio 99,49 dólares el barril, sin embargo, los activos del BCV caen a 21,4 millardos de dólares. Aunque al inicio del ejercicio se efectuó un ajuste al denominado impuesto a la ganancia súbita con el fin de aumentar el flujo de divisas petroleras al Central, los compromisos impactaron más en los ingresos.

 

El flujo de divisas petroleras siguió siendo insuficiente, pues la estatal solo depósito en el BCV la mitad de las dólares que se generaron por las exportaciones y el resto lo colocó en otros fondos. A ello se sumó que parte de las ventas de crudo estuvieron sujetas a convenios y, que además el comportamiento del precio del oro impactó, pues 70% de las reservas están en barras de oro.

 

El pasado año el Gobierno terminó asignando en total a las importaciones privadas $37,7 millardos, menos que en 2010 que fue un año de recesión. Los sectores prioritarios fueron golpeados. Cadivi redujo en 21% los dólares al sector salud y en 4,5% al sector alimentos.

 

En el primer trimestre de 2014 las restricciones se mantienen, si bien la cesta venezolana promedió $96, las reservas estuvieron en 21,4 millardos de dólares. MAH