Advierten sobre posible déficit de gas en Zulia

 Caracas Abr 28 (El Universal) La sequía provocada en Colombia por el fenómeno El Niño tendrá repercusiones para el sector energético venezolano, que importa gas natural desde el vecino país que es empleado en el estado Zulia por el sector termoeléctrico y para cubrir la demanda doméstica.

 

La semana pasada el ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, afirmó que Colombia suspenderá la exportación de gas a Venezuela para no consumir combustible líquido que haría más costosa la producción de energía. "Estamos encendiendo las alarmas, estamos en alerta amarilla y tenemos que prepararnos para lo peor", dijo el funcionario colombiano.

 

Venezuela compra desde hace más de un lustro alrededor de 200 millones de pies cúbicos diarios de gas natural, en convenio que prevé una reversión en el flujo del gas, para que Venezuela empiece a exportar gas a Colombia. Según Pdvsa, a partir de julio de este año se dará esa reversión.

 

Sin embargo, la disponibilidad de gas para la región occidental no es la mejor, puesto que a las necesidades de la propio industria petrolera, se suman los problemas de infraestructura de transporte y distribución de gas natural, y la demanda para termogeneración eléctrica.

 

Fuentes del sector energético, que prefirieron el anonimato, afirmaron que la planta de Termozulia, que tiene una capacidad instalada de 1.300 megavatios en ciclo combinado, sufrirá la falta de gas colombiano.

 

"Algunas unidades tendrán que pasar a diesel para producir electricidad, y aún así el suministro residencial a zonas como el norte, el centro y el sur de Maracaibo sufrirá la menor disponibilidad", indican, recordando que la capital zuliana tiene un alto porcentaje de servicio de gas directo por tubería.

 

Aunado a esto, para reemplazar el gas que viene desde Colombia, cubrir la demanda local y exportar los volúmenes acordados, hay que acometer una mejora de gasoductos que está pendiente.

 

"Hay opciones para traer gas a Maracaibo desde Falcón, pero es complicado por el estado de la infraestructura, sin la cual no se puede exportar. El contrato prevé que Venezuela debe poner ese gas en la frontera con una presión de 1.200 libras por pulgadas y para eso necesitas una planta compresora que no está".

 

Sin la ampliación del gasoducto Ulé-Amuay, afirman "no puedes mover mucho más gas. Esa tubería es muy vieja, tiene huecos y filtra. Es imposible exportar por ahí", añaden las fuentes