Prevén que aumento salarial no compensará inflación del año

 Caracas May 2 (El Universal) Al igual que 2013, este año luce poco favorable para los trabajadores en materia de salarial, pese al aumento acumulado de 43% del sueldo mínimo durante 2014. La realidad revela un poder adquisitivo que se diluye ante una veloz inflación que no conoce de freno.

 

Las estimaciones de Econométrica es que el poder de compra del salario mínimo se contraiga entre 10 y 15% este año, con una inflación que oscilará entre 75 y 80%, según indicó Henkel García, directivo de la firma consultora.

 

El aumento de la remuneración básica, si bien crea una sensación de bienestar del poder de compra, García advirtió que será efímero porque el aumento salarial sin una política de mayor producción terminan agravando la inflación. "Ya ha fallado en el pasado y 2013 es uno de los ejemplos cercanos. Se realizó un aumento del salario mínimo de 45% y la inflación fue de 56%. Este año el fenómeno puede ser similar y lo más probable con una inflación mayor", agregó.

 

El director de Econométrica señaló que es comprensible que las personas quieran grandes incrementos, pero aumentando la cantidad de bolívares en la calle sin tener productos o sin tener deseo de que las personas ahorren, "esos bolívares se los va a comer la inflación".

 

Detalló que el poder de compra del salario mínimo se contrajo en marzo y abril con respecto a iguales meses del año pasado, entre mayo y julio va a mostrar una leve mejoría por el reciente aumento, pero luego volverá a ceder.

 

Desde Fedecámaras, prevén que el aumento salarial quede por debajo de la inflación. El presidente de la cúpula empresarial, Jorge Roig, señaló que estos son los riesgos que ocurren cuando se autorizan alzas vía decreto y sin una comisión tripartita, aunque comentó que el Ministerio del Trabajo les pidió una consulta y la organización envió una propuesta.

 

Agua en el desierto

 

La Unidad de Acción Sindical, que agrupa a varios sindicatos, insistió en la necesidad de que se revise un aumento general de salarios, pues el incremento del sueldo mínimo ha venido achatando las remuneraciones y además no se corresponde a la realidad.

 

"El anuncio de Maduro no satisface la situación de los trabajadores. Ofrecer 30% de aumento en un país que acumuló 56,3% de inflación en 2013, más la que se proyecta para este año que será mayor, es una gota de agua en el desierto", según aseguró Froilán Barrios, del Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato (Fadess).

 

Recordó que en 2014 se han realizado ajustes del tipo de cambio, que han llegado a representar hasta una devaluación de 694% de la moneda.

 

Además, se han realizado ajustes de precios de alimentos superiores al 100%, a lo que se suma que el servicio de transporte público sufrirá un alza en el año 40%. Todo esto sin contar que el Gobierno ha anunciado que analizará el aumento en el precio de la gasolina y la disminución del subsidio de las tarifas eléctricas.

 

"Este aumento del salario mínimo es de apenas 32,7 bolívares diarios, lo que no alcanza ni siquiera para comparar una lata de sardinas", apuntó el diputado Elías Matta, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

 

Los más afectados serán los más pobres, quienes destinan la mayor parte de su presupuesto en la adquisición de alimentos, grupo que experimentó en marzo la mayor inflación. Cifras del Banco Central refieren que el aumento de precios de alimentos llegó a 79,2% entre marzo 2014 e igual mes del año pasado, la más alta en los últimos 17 años.

 

"Los datos cada día de la canasta alimentaria prenden las alarmas", alertó Barrios. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística (INE), la canasta alimentaria en febrero se ubicó en 3.730,48 bolívares y esto sin contar con el impacto que sufrirá con el aumento oficial de precios del pollo, arroz y azúcar.

 

Confrontación social

 

El portavoz del Fadess teme una agudización de los conflictos laborales después del segundo semestre del año, si no hay solución a las demandas de los trabajadores.

 

Precisó que no solo se requiere revisar el salario mínimo, es necesario abordar una serie de factores que están afectando la política laboral, como la calidad del empleo, poder adquisitivo del salario, entre otros.

 

"La respuesta no puede ser la criminalización de la protesta, hoy más que nunca se requiere una mesa de concertación nacional. Es una farsa que el Ejecutivo convoque solo a sus sindicalistas, sin reconocer la recomendación de la OIT de reunirse con todas las partes del país", expresó Barrios.

 

El director de Econométrica recomendó además la adopción de una serie de medidas de disciplina monetaria y de producción nacional. Alertó que este será un año difícil para todos los trabajadores y esto tiene que ver porque la inflación y la escasez seguirán siendo un problema. Sugirió a las familias ser moderadas con sus gastos y hacer seguimiento de lo que consumen