Trabas a producción siguen tras 12 meses de promesas

 Caracas May 5 (El Universal) Hace un año el Presidente Nicolás Maduro, tras recién asumir el poder, prometía a los empresarios autorizarles los dólares para importar insumos y así poder producir. Se trataba de un "plan especial de inyección de divisas" que permitiría mejorar el abastecimiento afectado por la paralización en la entrega de los dólares.

 

La escasez, que se había disparado cinco puntos porcentuales desde diciembre de 2012, estaba en abril de hace un año en 21,3%. Once meses después, aun con cambios de las políticas cambiarias, los problemas con el acceso a las divisas se mantienen y la ausencia de bienes en los mercados se ubicaba en 29,4% al cierre de marzo.

 

En el último año, además, las reservas internacionales se han reducido 20%, lo que complica las posibilidades de saldar las deudas. De hecho, el Ejecutivo ha prometido pagar 30% del monto que las industrias venezolanas adeudan a sus proveedores extranjeros, al menos para empezar.

 

Entre tanto, Maduro ha anunciado el reinicio de la "ofensiva económica", que esta vez estará enfocada en el incremento de la producción, según ha asegurado el mandatario.

 

No obstante, hasta ahora las acciones se asemejan a las concretadas en noviembre de 2013, cuando se ejecutó la primera ofensiva: fiscalizaciones y reuniones con los representantes empresariales para hacer un diagnóstico de la situación.

 

El año pasado, cuando se hizo la primera ronda de las reuniones, además del poco acceso a los dólares, los representantes del sector privado señalaron que la reforma a las leyes laborales provocaba serios problemas de ausentismo. Un año después de ese alerta, en marzo de este año, el presidente del Banco Central, Nelson Merentes, señalaba que el promedio de faltas de trabajadores a sus puestos oscilaba entre 15 y 25% y que crecía