Fedecámaras exige medidas ante grave situación económica

 Punto Fijo 27 Jun (El Universal).- La 70 Asamblea Anual de Fedecámaras se instaló en Paraguaná, estado Falcón. Jorge Roig, presidente de la institución, alertó nuevamente sobre la crisis económica que atraviesa el país e instó al Gobierno a tomar decisiones que supongan un "cambio de dirección".

 

"Hoy acudimos a esta cita con la enorme certeza de que este país va en la dirección incorrecta", manifestó el directivo en su discurso de instalación de la asamblea. Sus palabras se asemejan a las que pronunció en el Palacio de Miraflores a finales del mes de febrero en el marco de la "Conferencia de Paz", que nacía en ese momento.

 

En esa oportunidad el máximo representante de los empresarios le dijo al Presidente de la República: "nuestro país no está bien y usted tiene que escuchar a los que piensan diferente". Cuatro meses después la preocupación persiste y en Fedecámaras lamentan que el diálogo con el Ejecutivo nacional no haya dado los resultados esperados.

 

"Hemos asistido a todas las reuniones a las que hemos sido convocados por el Gobierno y lo hemos hecho sin prejuicios con la mejor disposición y voluntad de aportar nuestro esfuerzo creador, nuestra experiencia, sin que hasta la fecha hayamos logrado un diálogo eficiente y productivo", protestó el empresario.

 

Desde su óptica, el "deterioro" avanza más rápido que la posibilidad del "progreso" y la economía se hace cada vez más dependiente del petróleo. "Un cambio de dirección no sólo es absolutamente necesario, es urgente. Tenemos la responsabilidad de frenar el deterioro de nuestra economía", enfatizó.

 

Para Roig, la posible superación de la "grave situación económica" requiere medidas urgentes por parte del Gobierno nacional.

 

"Pero las medidas que debemos tomar no pueden seguir la misma dirección que hemos seguido hasta ahora: no deben ser decisiones aisladas, unilaterales, contradictorias entre sí, tardías, sin un norte claro y pensando sólo en beneficios de corto plazo", alertó.

 

El presidente de Fedecámaras también lamentó que ningún representante del Gobierno nacional asistiera a la 70 Asamblea Anual del gremio. "Teníamos la esperanza de contar en esta asamblea con el presidente de la República o en su defecto algún representante del alto Gobierno. No ha sido así a pesar de nuestras reiteradas invitaciones. Este hecho por sí mismo revela una extraña concepción del diálogo por parte del Gobierno actual".

 

Roig defendió el rol de los empresarios y la visión de país que promueven desde la institución.

 

"Simplemente no hay ningún gobierno, por más que lo intente, que pueda vivir y progresar sin los empresarios", sostuvo el representante de Fedecámaras, al tiempo que insistió en el fracaso del modelo socialista. "Una década y media de experiencia venezolana ¿no bastan para aceptar que la línea estatista y centralizadora tiene un final ineluctable? El fracaso".