La Banca pública controla 32% de los depósitos en el sistema

 Caracas Ago 4 (El Universal) Con la creación del Banco de las Fuerzas Armadas el Gobierno sumó una nueva pieza a su rompecabezas financiero que además incluye los bancos Venezuela, Bicentenario, Tesoro, Industrial y Agrícola, una red que en conjunto al cierre de junio de este año controla 32% de los depósitos del público y 27,8% del crédito en el país.

 

El tamaño del grupo financiero en manos del Gobierno queda claro al observar que su principal ficha, el Banco de Venezuela, gestiona 18% de las captaciones mientras que Banesco, la entidad financiera privada que le sigue, domina 14,36%.

 

Una parte importante del crecimiento que ha tenido la banca pública proviene de que el Gobierno ha concentrado en ella el dinero del Estado, de hecho, de cada 100 bolívares que ministerios, gobernaciones o empresas como Pdvsa y Cantv tienen en la banca, 79 están colocados en las torres financieras públicas.

 

Esta tendencia podría acrecentarse con el Banco de las Fuerzas Armadas que al cierre de junio, de acuerdo con la Superintendencia de Bancos, cuenta con depósitos del Estado por el orden de 3 mil 703 millones de bolívares.

 

La concentración del dinero del Estado en la banca pública ha profundizado el desbalance en el reparto de la liquidez en el sistema donde unas entidades financieras cuentan con excedentes de bolívares y otras acuden al mercado interbancario para cubrir sus requerimientos.

 

En julio los bancos se prestaron entre si 119 mil 825 millones de bolívares, una magnitud que supera en 185% a la de junio, mientras que la tasa de interés promedio a la que se realizaron las operaciones saltó desde 4,6% a 12,3%.

 

El analista financiero Francisco Faraco ha señalado que el Gobierno comenzó a utilizar los bancos públicos como un mecanismo para tratar de frenar el alza de la liquidez, la principal razón detrás de la aceleración de la inflación que en los últimos doce meses registra un salto de 60,9%.

 

Presta menos

 

Una de las principales ventajas de que el Estado sea propietario de entidades financieras, es que el Gobierno puede impulsar planes para ampliar el acceso al crédito, pero las cifras oficiales indican que los bancos privados son los que más se enfocan al financiamiento.

 

Para medir esto la Superintendencia de Bancos utiliza un termómetro conocido como índice de intermediación crediticia, que refleja cuánto de los depósitos se dirige a préstamos.

 

En promedio, al cierre del primer semestre de este año, los bancos privados destinan al crédito 53,9 de cada 100 bolívares en depósitos mientras que en la banca pública se dirigen 43,9 de cada 100.

 

En este resultado influye de manera determinante que el Banco Industrial de Venezuela destina al crédito 28 de cada 100 bolívares en depósitos y el Bicentenario 30,58.

 

Poco crecimiento

 

Si bien la inyección de crédito barato, a tasas de interés muy por debajo de la inflación, se ha mantenido en aumento la economía pierde fuerza.

 

En 2013 el total de préstamos concedidos por la banca, pública y privada, registró un salto de 69% y la economía solo creció 1,3% versus 5,6% en 2012.

 

En el primer semestre de este año el crédito continuó expandiéndose con un alza de 30% al contrastar junio con diciembre y las proyecciones de Ecoanalítica consideran que en el primer trimestre la economía registró una caída de 3%.

 

El directorio del Banco Central se ha negado a difundir las cifras oficiales sobre el comportamiento del PIB, pero las cámaras que agrupan a las empresas privadas han señalado que las trabas para obtener divisas golpean la producción, algo evidente en el sector automotriz