Prevén "pérdidas cambiarias" en la industria automotriz

 Caracas Aug 12 (El Universal) A la industria automotriz se le suman los problemas. A la parálisis casi general del sector, ahora se le agregan las "pérdidas cambiarias" que sufrirán ensambladoras y autopartistas tras la publicación del convenio cambiario 29 en la Gaceta Oficial 40.471.

 

El artículo 1 del texto oficializa que el tipo de cambio que regirá las importaciones de la industria automotriz será el "resultante de la última asignación de divisas realizada a través del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad)".

 

A comienzos de años ese fue el tipo de cambio que empleó la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos de Socio Económicos (Sundde) para calcular los costos de los carros que producen dos ensambladoras y también fue la tasa empleada por el Cencoex en las 2 adjudicaciones de dólares para las ensambladoras en las subastas del Sicad, razón por la cual no causó sorpresa en el sector.

 

Sin embargo, en lo referido a la deuda por importaciones no liquidadas el convenio cambiario incluye algo "inesperado", según los testimonios de directivos del sector. El artículo 2 del convenio cambiario señala que las "operaciones de adquisición de divisas cuya liquidación hubiere sido solicitada al Banco Central de Venezuela antes de su entrada en vigencia, se liquidarán con arreglo a lo establecido en el artículo 1 del convenio cambiario 14 del 8 de febrero de 2013", publicado en la Gaceta Oficial 40.108.

 

"La interpretación es que todo lo que está a 6,30 pasará a 11 bolívares porque precisamente a todas las importaciones están pendientes por liquidar porque jamás nos dieron la Aprobación de Liquidación de Divisas (ALD)", dijo un vocero, que prefirió el anonimato.

 

De acuerdo a cálculos de la industria automotriz sólo las siete ensambladoras privadas adeudan a sus casas matrices 1,9 millardos de dólares por concepto de importaciones no liquidadas. Si esa deuda se reconoce al tipo de cambio de 11 bolívares por dólar y no a la tasa de 6,30, supondrá pérdidas cambiarias de 8,9 millardos de bolívares para las siete ensambladoras privadas.