Se desploma crédito para automóviles por crisis en el sector

 Caracas Ago 25 (El Universal) En un entorno donde las ensambladoras de vehículos sufren una fuerte caída de la producción, los bancos notan como el crédito para la compra de automóviles pierde peso en el portafolio.

 

Al cierre del primer semestre de 2008 la banca destinaba a la compra de vehículos 10,6 bolívares de cada 100 concedidos en créditos y al cierre del primer semestre de este año tan solo dirigen 2,3 bolívares de cada 100.

 

Ejecutivos bancarios explican que la escasez de vehículos ha hecho que los venezolanos les sea imposible mantener el ritmo en la compra de automóviles nuevos y por tanto las solicitudes de crédito descienden.

 

Las siete ensambladoras privadas que trabajan en el país ensamblaron en el primer semestre del año 6 mil 161 vehículos, una cifra que representa un descenso de 83,31% respecto al mismo lapso del año pasado.

 

Hay más. Esta producción es inferior a la de 2003, año en que el sector privado paralizó sus actividades.

 

Si bien una cantidad importante de empresas del sector privado ha reducido la producción por la falta de divisas para adquirir insumos y las personas naturales pierden capacidad de compra por la elevada inflación, la morosidad no es un problema para el sistema financiero.

 

Las estadísticas de la Superintendencia de Bancos registran que al cierre del primer semestre los créditos con problemas de pago solo representan 0,58% del total de préstamos otorgados.

 

Fuentes bancarias consideran que el hecho de que las tasas de interés se ubiquen muy por debajo de la inflación se traduce en que las empresas y las personas naturales no sientan una carga importante al momento de cancelar la mensualidad de sus créditos.

 

Entre mayo de 2013 y mayo de 2014 la inflación acumula un salto de 60,9% y la tasa de interés promedio para los créditos se ubica en 18%.

 

En el primer semestre de este año el sistema financiero obtuvo beneficios por el orden de 33 mil 595 millones de bolívares y, según los datos oficiales, canceló en impuestos 914 millones 760 mil bolívares, es decir, tan solo 2,72% de las ganancias.