Clorox cesa operaciones en el país y venderá sus activos

 Caracas Sep 23 (El Universal) La Corporación Clorox de Venezuela, filial de la multinacional The Clorox Company, anunció el cese de sus operaciones en el país por considerar que el negocio "ya no es viable".

 

"Clorox Venezuela está discontinuando sus operaciones, con efecto inmediato, y está buscando vender sus activos", informó la compañía en un comunicado de prensa.

 

La empresa relata que "durante casi tres años" se vio obligada a "vender más de dos tercios de sus productos a precios congelados por el Gobierno venezolano", generando "constantes pérdidas operativas".

 

"La empresa experimentó cifras acumuladas de inflación de tres dígitos; esto tuvo como consecuencia incrementos masivos en los costos de los insumos necesarios para producir sus productos, como por ejemplo empaques, materia prima, transporte y costos laborales".

 

La compañía, responsable en el país de marcas como Nevex, Mistolín o Bon Bril, aseguró que "se reunió repetidamente" con representantes del Gobierno nacional para "explicarles el rápido declive del estado del negocio y la necesidad de aumentos inmediatos, significativos y recurrentes de precios, además de otras acciones correctivas de crítica importancia para abordar estos efectos adversos".

 

Aunque recientemente, la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socio Económicos aprobó aumentos de precios para productos de cuidado del hogar, Clorox considera que llegan a destiempo y son insuficientes.

 

"Los incrementos posteriormente aprobados por el Gobierno no están ni cerca de ser suficientes, y habrían causado que Clorox Venezuela hubiera seguido operando con pérdidas significativas".

 

En Venezuela la multinacional operaba desde 1990. Posee dos plantas industriales, una en Miranda y otra en Carabobo, y dos oficinas administrativas en Caracas. Sólo en la de Miranda laboran unos 300 trabajadores.

 

"Clorox Venezuela hubiera preferido continuar su negocio en Venezuela (...) Sin embargo, dadas las restricciones operativas impuestas por el gobierno venezolano, la considerable incertidumbre económica, las continuas interrupciones de suministros, y sin aumentos significativos y recurrentes de los precios, así como otras acciones correctivas, Clorox Venezuela anticipó que continuarían las considerables pérdidas operativas en el futuro".

 

Los datos de la compañía indican que, en el último año fiscal, que finalizó el 30 de junio de 2014, las operaciones en Venezuela representaron 1,4% de las ventas totales, y hubo pérdidas "antes de intereses e impuestos, de "cerca de 23 millones de dólares". Ese monto puede ascender con "los costos asociados a la salida".

 

En junio pasado, el entonces ministro de Comercio, Dante Rivas, visitó una de las plantas de la empresa y destacó que "es responsable de producir el 40% del cloro que consumen nuestras familias, así como el 52% de los limpiadores y desinfectantes, 40% de los blanqueadores y el 98% de la esponja jabonosa que nuestras familias utilizan a nivel nacional".

 

Aseguró que la empresa obtendría el "certificado de precio justo". Además resaltó que casi la totalidad de la materia prima empleada es nacional, lo que "ahorra divisas al Estado" y "nos va a garantizar a nosotros sustituir importaciones". Según datos del Cencoex, a Clorox apenas se le liquidaron 1,7 millones de dólares entre enero y septiembre de este año.