Venezuela cumple tres aņos sin emitir bonos soberanos

 Caracas Oct 21 (El Universal) La República cumple este martes tres años desde la última emisión de un bono global, la segunda racha más larga sin recurrir a esta forma de endeudamiento externo desde el año 1998.

 

El 21 de octubre de 2011, el país emitió su bono con vencimiento en 2026 por $3.000 millones pagando un cupón semestral de 11,75%, con una duración de 15 años. El papel fue colocado en su totalidad entre personas naturales y jurídicas en bolívares, aunque estaba denominado en dólares.

 

Este papel aunque se llamó soberano y luego se podía vender en el mercado internacional, no fue un bono netamente externo ya que su intención era conseguir bolívares y no dólares.

 

En el prospecto de este bono se señalaba que los recursos tenían como objeto “financiar la Misión Agro – Venezuela y la Misión Trabajo Venezuela correspondientes al ejercicio fiscal 2011, de conformidad con lo establecido en la Ley Especial de Endeudamiento”.

 

Al tipo de cambio establecido en el prospecto (Bs. 4,30 por dólar) este endeudamiento generó recursos por unos Bs. 12.900 millones. Además, estos papeles sirvieron para alimentar el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme).

 

Actualmente, de acuerdo con datos de Arca Análisis Económico, este bono se cotiza a 66,58%, con un rendimiento corriente de 17,46%.

 

Ese mismo año se emitió en agosto el bonos soberano 2031, con un cupón semestral de 11,95%, por un monto de $4.200 millones.

 

En ese mes el riego país estaba al rededor de los 1.237 puntos y cerró el año en 1.197 puntos. Actualmente se ubica en 1.725 puntos.

 

Venezuela ha dejado de lado la emisión de deuda apoyado en otras fuentes de financiamiento también en dólares, pero con condiciones diferentes. Es el caso del Fondo Chino, mecanismo por el cual el país ha recibido desde 2007, más de $40.000 millones y que se paga en parte con petróleo y en efectivo.

 

Según el periodista Henry Sanderson, en su libro China’s Superbank (El Superbanco de China), donde ofrece detalles de los mecanismos de endeudamiento con el Banco de Desarrollo de China, la tasa que se paga por esos préstamos es menor a la que pagaría Venezuela por emitir deuda en el mercado internacional (entre 0 y 2,5 puntos sobre la tasa Libor).

 

Algunos analistas han señalado que ante los retrasos en las liquidaciones de divisas para importaciones, así como para aliviar la tensión sobre el mercado cambiario, el gobierno estaría por emitir un nuevo papel este año, sin embargo, ningún vocero oficial ha comentado tal decisión a poco más de dos meses de terminar el año.

 

Los bonos venezolanos sufrieron una fuerte baja desde mediados de septiembre cuando el mercado comenzó a dudar de la capacidad del país para cancelar el vencimiento del bono global 2014, que finalmente se pagó a tiempo y sin dificultades.