Aseguran que Brasil vigila la marcha de la economía venezolana

 Caracas Nov 3 (El Universal) Juan Jensen, economista jefe de la firma Tendencias de Brasil, considera que la Presidenta Dilma Rousseff, tras la reelección, seguirá con su estrategia de priorizar el comercio con países como Argentina y Venezuela, pero apunta que la mandataria enfrenta presiones por parte del sector industrial para que haya una apertura comercial con Europa.

 

En dichas presiones incide la marcha que tienen las economías de dos de sus países vecinos.

 

"Se esperan avances en el comercio con Europa, Brasil está tratando de hacer movimientos para que Mercosur pacte tratados con Europa y si no acompañan Argentina o Venezuela, Brasil avanzará sola. Hay presión del sector industrial de Brasil de que se trabaje en una mayor apertura comercial con Europa".

 

Agrega que se "miran con cuidado las relaciones. El gobierno de Rousseff analiza la situación económica de los vecinos. Al gobierno le importa cómo marchan sus economías y de la de Venezuela está pendiente".

 

De acuerdo a lo indicado por el analista, uno de los aspectos que más inquietud genera entre los empresarios de Brasil son los atrasos en las liquidaciones de divisas.

 

"Brasil enfrenta problemas con Venezuela y Argentina que están relacionados con la materia cambiaria y las importaciones" y, en ese sentido, destaca que "muchas empresas no quieren exportar a Venezuela y a Argentina por el riesgo de demora o de que no reciban las divisas. Si bien el Gobierno trata de generar políticas que no afecten tanto a las empresas, éstas piden una mayor apertura".

 

Destaca que en este nuevo período presidencial, Rousseff no solo tiene que analizar los acuerdos comerciales, también tiene que definir el ajuste económico.

 

Indica que la política económica de los últimos cuatro años no trajo los resultados esperados. "Se quería aumentar la tasa de crecimiento y se redujo bastante. Brasil crecía por encima del promedio de la región y hoy está por debajo. Si se compara con Argentina o Venezuela parece un país que va bien, pero no es así si se compara con el resto".

 

La designación del ministro de Hacienda -asegura- es clave. "Hay dos tipos de personas que pueden estar a la cabeza de la economía y los nombres que se analizan están asociados a ajustes parciales o completos".

 

Jensen, quien recientemente participó en un foro de Ecoanalítica, considera que Brasil por ahora no tiene un mal escenario y su desempeño puede mejora. En ese contexto, estima que para el próximo año se tendrán que realizar ajustes en la política fiscal y en la política de precios. Y no duda de que ese país pueda volver a crecer 3% anual.