Anuncios económicos que se esperan en el discurso de Nicolás Maduro

 Caracas Ene 21 (El Universal).- Para esta tarde está previsto que el primer mandatario nacional haga anuncios al país en materia económica, medidas que muchos vienen esperando desde hace meses.

 

Existen grandes expectativas sobre las medidas que podría hacer Maduro, ya que la presentación de su informe anual se da en medio de una compleja situación económica que se prevé empeore por el descenso los precios del petróleo, reseña AP.

 

Venezuela enfrenta una crisis económica con una inflación desbordada, que en noviembre alcanzó una variación anualizada del 63,6%, la mayor tasa de la región; severos problemas de abastecimiento de alimentos y productos básicos; y una recesión económica. 

 

Desde finales del año pasado, el gobernante ha propuesto modificaciones en el sistema cambiario y una reforma fiscal que no ha concretado, lo que alimenta el clima de incertidumbre.

 

Los anuncios de Maduro durante su reciente gira internacional sobre los "cuantiosos recursos" que concretó para el país han acrecentado las expectativas en torno al mensaje anual, ya que se espera que el mandatario ofrezca más detalles sobre sí logró financiación externa que permitiría cubrir el hueco dejado por el desplome de los precios del petróleo, que los analistas ya cifran en unos 30.000 millones de dólares. 

 

Temas pendientes

 

Hace casi un año, en el marco de un proceso de diálogo que se inició en Miraflores, el sector productivo del país realizó propuestas al Gobierno para reducir las distorsiones que presenta la economía y reducir los problemas de abastecimiento. Se expusieron 12 propuestas para aligerar la entrega de divisas, disminuir las importaciones y proteger la producción nacional, reducir las distorsiones macroeconómicas que elevan la inflación y generan desabastecimiento, reformar leyes y garantizar los derechos de propiedad.

 

Desde entonces el Gobierno nacional ha asomado la posibilidad de algunas medidas, como la revisión del precio de la gasolina, revisar el nivel de gasto, realizar ajustes en el tema cambiario, pero hasta ahora nada se ha concretado.

 

"Unificación cambiaria":  El pasado 30 de diciembre, Nicolás Maduro dijo que "luego del abrazo de fin de año" los responsables del área económica anunciarían el "nuevo sistema cambiario", pero aún no hay noticias al respecto. En este sentido, Barclays en su más reciente informe sobre Venezuela destaca que es imperativo que el gobierno haga "ajustes importantes tan pronto como sea posible".

 

Plantea la necesidad de realizar ajustes dentro del modelo lo que incluiría una "devaluación lineal de los tipos de cambio". Considera además que el Gobierno deberá lograr un sistema que permita una asignación más eficiente de los recursos.

 

Barcalys insiste en la necesidad de avanzar hacia un sistema más flexible, "parando la venta de dólares al tipo de Cencoex (6,30 bolívares por dólar) y moviendo los sectores que han estado recibiendo dólares en este mercado para Sicad I y la devaluación de su tipo de cambio a un nivel que podría estar alrededor 30 bolívares por dólar. Más importante aún, el Sicad II debe convertirse en un verdadero mercado que funcione en el que la oferta y la demanda determinen el tipo de cambio".

 

Explica que el "tiempo para actuar" se está acabando, pero aún existe "la oportunidad de evitar un incumplimiento" (de pagos de deuda) "que podría ser aún más doloroso que el ajuste".

 

Flexibilización en el control de precios: Esta semana Conindustria ha venido señalando reiteradamente que "era impostergable un cambio en el modelo económico que se ha venido aplicando en el país, caracterizado por controles de cambio, de precios, expropiaciones, normativas laborales que afectan la productividad".

 

Los industriales ha reiterado que todo el entramado que existe en torno al control de precios ha golpeado la producción de bienes, incluso básicos. Insisten en que muchos artículos se fabrican a pérdida, pues los costos de producción superan con creces los precios regulados que establece el Gobierno. Han solicitado que el control sea flexibilizado y que se hagan revisiones periódicas, cosa que no ha ocurrido.

 

Las cifras oficiales revelan hasta ahora que esta política de controles no ha generado los resultados esperados: mantener a raya la inflación. Según el Banco Central de Venezuela entre noviembre de 2013 y noviembre de 2014 el precio de los alimentos aumentó 88,2%.

 

Aumento de la gasolina: La idea ha estado en el tapete y en el discurso de las autoridades, sin embargo, no se han hecho anuncios concretos. Aunque señalan que el actual subsidio genera pérdidas cuantiosas al país (12.500 millones de dólares anuales), la decisión sobre un incremento en el precio del combustible se ha alargado.

 

El año pasado, en su rol de presidente de Pdvsa y ministro de Petróleo, Rafael Ramírez insistió en que "se tiene que dar una discusión (sobre el aumento de la gasolina). Es más barato llenar un tanque (de combustible) que comprar un cigarro (...) Somos el país con consumo de combustible per cápita más alto del mundo y tenemos el precio del combustible más barato del mundo también. No se justifica".

 

A pesar de ello, el presidente Nicolás Maduro, dijo el 30 de diciembre del año pasado que "no es el momento" para hablar del tema.

 

Racionalizar el gasto: Economistas han insistido en la necesidad de reducir el gasto público, más aún en un entorno en el que el precio del petróleo se encuentra a la baja y se ubica en torno a los 40 dólares el barril, mientras que en el presupuesto de la Nación para este año fue calculado en 60 dólares. El primer mandatario nacional ha indicado en varias alocuciones que habrá una racionalización del gasto y ha insistido en el ahorro, sin embargo hasta ahora nada se ha hecho en ese sentido.

 

Expertos critican el financiamiento con dinero inorgánico que realiza el Banco Central de Venezuela a Pdvsa. Al 26 de diciembre del año pasado esta asistencia sumaba 672 millardos de bolívares, lo que representaba un incremento de 65% con respecto al igual período del año pasado, lo cual genera más presión sobre la inflación.

 

Revisión de leyes:  Desde diversos sectores han solicitado un mayor respeto a la seguridad jurídica y la revisión de una serie de leyes promulgadas vía Habilitante, como la Ley del Trabajo, por ejemplo.

 

El abogado Juan Rafalli asegura que el conjunto de leyes aprobadas en 2014 por el Ejecutivo, vía Habilitante, terminaron reafirmando el carácter punitivo que poco favorece a la iniciativa privada. "Si se quiere que la actividad privada reimpulse a la economía y que el país comience a generar progreso, hay que cambiar la relación del Estado con la empresa. No se puede tocar el núcleo duro del derecho a la libertad económica. Venezuela no es el único país para invertir por más que tenga unas potencialidades para adquirir bienes y servicios", apuntó.