Cavidea plantea elevar 22% la producción de alimentos

 Caracas Mar 6 (El Universal) Las empresas agrupadas en la Cámara Venezolana de la industria de Alimentos, están dispuestas a incrementar su producción en un 22 %, cuya capacidad utilizada es actualmente del 65 %, para atender el abastecimiento de productos manufacturados en el mercado local, pero deslizan sus voceros que deberá existir un compromiso firme en alianza con el Estado, para agilizar la liquidación pendiente que mantienen con los proveedores externos, que se ubican en 805.7 millones de dólares.

 

Sin embargo, aclaró el presidente de Cavidea, Pablo Baraybar, que las empresas no manejan un solo dólar proveniente del Estado Venezolano. Es éste el que se encarga de cancelarle los distintos montos, previamente aprobados por las autoridades del área, a los proveedores internacionales.

 

Como ya es común en los distintos sectores del aparato productivo nuestro, también podrían entrar en planes de inversiones en los distintos sectores de alimentos, y de hecho muchos lo están realizando, a objeto de mejorar la oferta de bienes, pero hay que atender otros aspectos que gravitan negativamente en el libre accionar industrial.

 

Baraybar dijo que a pesar de estas intenciones, que quieren materializar a través de esa alianza, aprovechando el diálogo que mantienen con el Gobierno, confrontan serios problemas con el suministro de materias primas nacionales e internacionales, unido a la dificultad de insumos de diversa naturaleza y del equipamiento para atender la adecuación tecnológica para ir atendiendo el crecimiento gradual del conglomerado industrial de alimentos a nivel nacional, lo cual creen alcanzar a vuelta de un año.

 

El presidente de Cavidea dijo que esa participación conjunta del Estado y empresas industriales de alimentos, productores agrícolas y los proveedores de materias primas, empaques y envases, de diversa naturaleza y aplicación, persigue alcanzar el incremento de la producción de bienes alimenticios hechos en nuestro país y que hoy pudieran estar compitiendo deslealmente con los importados.

 

Indicó que la industria está seriamente afectada por los retrasos en la asignación de divisas, unido ello a los rezagos que existen en los precios de productos regulados que no cubren sus costos de producción y citó el ejemplo de la harina precocida. "Aun así, muchas empresas del área de alimentos mantienen sus operaciones y pueden ir subiendo sus niveles de producción con planes adecuados".

 

Baraybar dice que el Gobierno intervendría positivamente en la Seguridad y Soberanía Alimentaria, con la liquidación de divisas y adecuación de precios conforme a sus costos de producción.