Inventarios de material de ensamblaje en Ford alcanzan hasta mayo

 Caracas Mar 24 (El Mundo)  De acuerdo con información suministrada por fuentes sindicales, la planta de Ford Motor Venezuela ubicada en Valencia, Carabobo, tendría material de ensamblaje suficiente para mantener la producción hasta mayo, por lo que a partir de entonces la empresa podría verse obligada a suspender operaciones por falta de materia prima.

 

La información coincide con datos publicados por medios de comunicación regionales, según los cuales la empresa dispondría de material para ensamblar 1.114 unidades, una cantidad que en condiciones normales produciría en una semana.

 

No obstante, a fin de extender el material la mayor cantidad de tiempo posible, la empresa mantendrá sus actividades a mínima capacidad, una estrategia que han venido aplicando todas las ensambladoras privadas con el objeto de mantener su operatividad.

 

Ford ha sido la marca más afectada por la crisis que azota al sector, como consecuencia de la drástica reducción en la asignación de divisas para la importación de material de ensamblaje. De hecho, en los dos primeros meses del año,  solo salieron tres unidades de la planta de la marca.

 

La situación de la filial venezolana de Ford provocó una caída en los ingresos de la marca, que en enero pasado informó que debió asumir pérdidas por 800 millones de dólares relacionados con sus operaciones en Venezuela durante el cuarto trimestre de 2014.

 

En un informe a las autoridades reguladoras de Estados Unidos, la segunda mayor ensambladora de  ese país dijo que ya no puede cambiar bolívares a dólares debido a los controles de cambio vigentes en el país.

 

Corte parejo

 

Si bien Ford es la empresa más afectada, la crisis es general: todas las ensambladoras afirman que sus inventarios de material ha mermado y proyectan que se agotará a más tardar a principio de junio, por lo que de no concretarse la solicitud de nuevo material sería inevitable la suspensión de actividades.

 

El problema radica en que las ensambladoras no han recibido divisas desde hace ya varios meses, y los dólares adjudicados en la subasta 26 del Sicad en noviembre pasado aún no han sido liquidados, razón que ha impedido la solicitud de material nuevo.

 

Cabe recordar que dependiendo de la procedencia, el material de ensamblaje tarda entre uno y tres meses en arribar al país, por lo que garantizar la continuidad de las operaciones requiere que el pedido se haga con al menos con tres meses de antelación.