Opinan que alza de salarios no ataca problema de fondo

 Caracas May 5 (El Universal) En 49% se ubicará la suma de los aumentos aplicados al salario mínimo para el primero de julio de este año, si se toma en consideración el ajsute de 15% que se decretó a principios de febrero a los 4.889,11 bolívares que hasta entonces se devengaba por el concepto.

 

Es así como, desde el segundo mes del año, los trabajadores devengaban Bs. 5.622,47, monto que sufrirá un impulso de 20% desde el primero de mayo, lo que ubicará el ingreso base en Bs 6.746,98 para recibir un nuevo empuje de 10%, es decir de 1.686,14 bolívares a principios de julio, lo que sentará el mínimo en 7.309,22.

 

Informaciones oficiales señalan que en 15 años el salario mínimo se ha incrementado 28 veces. Entre el año 2014 y el presente se registraron seis incrementos. Aunque se reconoce la necesidad de rescatar el poder adquisitivo, la crítica más recurrente es que no se ha podido alcanzar la meta: equiparar el ingreso, al índice inflacionario y elevar el poder adquisitivo del venezolano, ahora consumido por una distorsión voraz de precios .

 

A juicio de Jorge Roig, presidente de Fedecámaras, es importante reconocer el embate de la espiral inflacionaria y atacar, en consecuencia, su origen.

 

"Es un reconocimiento de que no se ha podido poner coto al problema de fondo", puntualiza el empresario.

 

Oswaldo Vera, presidente de la Comisión de Desarrollo Social, estima que la inflación tiene un sesgo especulativo. Reconoce que los problemas de distribución de productos son reales y deben atacarse